¡Ya es hora! Apostemos por el desarrollo

Ya es hora de otorgar la licencia de construcción del proyecto minero Tía María porque:

  1. Generará riqueza suficiente como para garantizar el abastecimiento continuo de agua en el valle, sea mediante la construcción de una represa, de pozos y la mejora de los canales de irrigación.
  2. Empleará agua de mar desalinizada.
  3. Está ubicado en el desierto al norte del valle de Tambo.

Solo una inversión significativa hará que convirtamos a la provincia de Islay en una de las más prósperas de la región Arequipa y, por qué no, del Perú.

Las claves del desarrollo

  • Contar con infraestructura productiva, porque cuando se es productivo se satisface el mercado local de consumidores y el excedente se exporta para generar más ganancias. Cuando un país crece y exporta contribuye con el financiamiento del desarrollo mediante el pago de impuestos y es así como se logra atender las necesidades de la sociedad y de los menos favorecidos.
  • Invertir en infraestructura. El proyecto Tía María, al poner en valor el desierto, impulsa el desarrollo del valle permitiendo que se realicen las inversiones necesarias en infraestructura para realizar las labores propias de la Agricultura, Ganadería y Minería, los cuales son los puntales del desarrollo y la generación de bienestar para nuestro valle de Tambo.

Los obstáculos al desarrollo

El postergar el desarrollo mediante el chantaje, la extorsión o el fomento de protestas sin fundamento, lo único que logra es afectar los anhelos y sueños de todos. Por ejemplo, el Perú tuvo que esperar 21 años para que el gas de Camisea se ponga a disposición de las industrias y miles de hogares en el Perú.

Gracias al gas se pudieron reducir los costos de producción y se incrementó la generación de empleo. Además, atendiendo a los hogares más pobres se hizo labor social a través de la inversión. ¿Quiénes se opusieron durante 21 años retardando el proceso de desarrollo del Perú? Los mismos que hoy se oponen a Tía María.

Frente a este tipo de accionar que obstaculiza la inversión, ojalá que el gobierno tome una decisión pronto y dé un mensaje claro a la comunidad internacional de inversionistas de que estamos a favor del desarrollo, la generación de empleo productivo y las inversiones ambiental y socialmente responsables. Eso es lo que representa Tía María para nosotros: desarrollo, inversión y trabajo y más trabajo.

Las promesas que nunca llegan a ser realidades son una amenaza para el desarrollo. Hay muchos dirigentes que se llenan la boca hablando de que trabajan por el agro y la defensa del valle de Tambo, pero nunca han conseguido algo provechoso para los agricultores y ganaderos. También, hablaron de una represa y nada, de conseguir más agua de Pasto Grande y nada. Asimismo, prometieron mejorar los cultivos y nada, construir defensas ribereñas y nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook