Violencia verde

La historia del valle de Tambo ha otorgado un nuevo significado al término “lenteja” y a quien vive gracias a ellas: “lentejero”. Este nuevo uso del lenguaje se lo debemos a Pepe Julio Gutiérrez y sus secuaces; quienes pidieron “lentejas” (1,5 millones de dólares) a la empresa privada a cambio de terminar con el paro contra Tía María, traicionando, obviamente, la supuesta causa que defendían y a todo el pueblo tambeño.

Uno de los implicados en los audios que evidencian este episodio de la historia del valle es Jesús Cornejo, presunto lentejero, cuya pericia para engañar al pueblo ha quedado más de una vez evidenciada. Ahora difunde su causa antiminera afirmando que los ciudadanos cuelgan banderines verdes en sus casas en señal de rechazo al proyecto Tía María. Sin embargo, esto no es verdad. Lo cierto es que este personaje amedrenta a los pobladores con amenazas, atropellando sus derechos y colocando él mismo, con ayuda de sus colaboradores, dichos símbolos en las viviendas de aquellos que no se identifican con esta opción negativa frente a la inversión en el valle.

Como si esto fuera poco, les cobran dinero a los ciudadanos por las banderas verdes con las que les obligan a “adornar” sus viviendas. Ni pensar en quitar los banderines cuando se marchan estos maleantes disfrazados de activistas ambientalistas, porque los dueños de casa podrán ser agredidos o sus vidrios rotos a pedradas.

Este tipo de personajes no son líderes ni activistas que luchan por el medio ambiente. No tengamos miedo de decirlo: Son delincuentes. Personas perturbadas que atentan contra el orden social y la propiedad privada, que buscan intereses egoístas. La semejanza con los movimientos terroristas salta a la vista.

María Agüero, que se dice representante del Comité de Apoyo en Defensa del Valle de Tambo, es camarada de Jorge Del Carpio, quien estuvo preso por terrorismo. Jesús Cornejo anda por los mismos senderos y su hermano Julio ¿podrá deslindarse públicamente -al ser autoridad- de esos “activistas” violentos?

En Valle de Tambo rechazamos la violencia “verde” que quieren imponernos los lentejeros y sus aliados. Ya no podemos permitir que unos pocos frustren el desarrollo de todo un pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook