Sobre falta de inversión, viaje sin sentido y sueños de gloria

El Valle de Tambo tiene el potencial suficiente para garantizar un desarrollo sostenible para todos sus pobladores. Sin embargo, por la falta de inversión y de dirigentes y autoridades que realmente defienden y se interesen por el bienestar de los pobladores, la agricultura se ha convertido en una práctica de subsistencia.

El desarrollo está, y estará lejos, de la realidad del Valle de Tambo, mientras no se resuelvan problemas tan esenciales como la falta de agua, el mantenimiento de los canales de regadío, la asistencia técnica. Estas carencias pueden solucionarse aceptando fondos, como los facilitados por PROCOMPITE, o por las empresas privadas. Pero ni los dirigentes, ni las juntas de usuarios, ni las autoridades locales o regionales, hacen algo para fomentar la inversión en la zona.

En medio de ese panorama surge un enfrentamiento por la minería o, mejor dicho, por el desconocimiento de los detalles de un proyecto minero. Un desconocimiento que es bien aprovechado por autodenominados voceros y dirigentes, que no han perdido la oportunidad de viajar a Lima, con el pretexto de conversar con autoridades y colectivos y negociar la protesta.

Todo estaría bien, si no fuera porque el actual contexto político, con un congreso disuelto y un Consejo de Ministros con nuevos rostros, no es el escenario ideal para entablar un diálogo

Precisamente, la disolución del Congreso nos coloca frente a un proceso electoral legislativo, y la idea de candidatearse por una curul, y un sueldo nada despreciable, empieza a rondar por la cabeza de estos voceros y dirigentes, siendo el primero en manifestar su intención de postular al congreso, José Luis Chapa, el secretario de la Federación Departamental de Trabajadores de Arequipa (FDTA), a pesar de haber negado en múltiples ocasiones su intención de ser parlamentario.

Si el secretario de la FDTA quisiera hacer algo por el Valle de Tambo, difundiría información verídica entre los agricultores de la zona, y si su asesor, el doctor Jorge Del Carpio, quisiera contribuir, podría organizar campañas médicas, no azuzar a los pobladores. Apostar por el progreso del valle es sencillo, pero ellos eligen el camino largo, el de la paralización perjudicial. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook