¿Quiénes se oponen a Tía María?

El último Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto Tía María precisa que este no afecta el ecosistema de manera tan dramática como se dice. Por el contrario, el proyecto se ha ajustado a cada observación levantada y trabajará respetando la ley. Además, aportará más de 100 millones al año a la provincia de Islay por concepto de canon minero.

Visto así, el proyecto Tía María permitiría el desarrollo de la localidad a la que llega. Entonces, ¿por qué protestan los pobladores de Islay? Ellos han sido presa de la mala información, la cual ha sido producida por quienes se oponen a Tía María.

Los chilenos son férreos opositores al mencionado proyecto minero. Tía María produciría cobre en cantidad, de llegar a funcionar, y superaríamos a Chile, que produce anualmente más de 7 millones de toneladas. Por eso a los vecinos del sur no les conviene que opere Tía María.

Para que la mina funcione, se necesita mano de obra. Southern lo sabe, y sus salarios son más atractivos que los 30 soles diarios que pagan los dueños de los campos agrícolas que están ubicados en Islay a sus jornaleros. Es por eso que ellos son quienes también se oponen a la mina. Otro grupo opositor se ubica en los ecologistas radicales, que se oponen incluso a que se cultive, porque afecta la naturaleza.

Tía María traería progreso, no muertes, ni fenómenos climatológicos como no se cansan de afirmarlo los políticos de izquierda, que están en contra de Southern porque es una empresa transnacional. Estos políticos convencen a los jornaleros de Puno y Cuzco que bajan al valle del Tambo periódicamente a trabajar, aprovechando de que ellos son susceptibles al tema de las empresas extractivas.

Muchos abogados viven de los enfrentamientos, así como algunas organizaciones no gubernamentales (ONG) que escudándose en el desarrollo rural y una mala concepción del buen vivir crean un prejuicio en la población urbana, pintándose como los súper héroes que defienden a los pobladores de provincia de la cruel transnacional que quiere arrebatarles sus tierras y destruir el planeta.

El proyecto minero Tía María no es perfecto, pero tampoco es tan siniestro y terrible como lo pinta la información manipulada. Antes de sentar nuestra opinión veamos los pros y contras, solo así podremos emitir un veredicto global e imparcial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook