Protestas antimineras en Mollendo, mucho ruido, pocas nueces

Mollendo conoce la prosperidad y el trabajo arduo para alcanzar los propios objetivos y asegurar un futuro mejor para sus hijos. Es por ello, que los activistas antimineros quedaron desamparados al realizar sus protestas. El pueblo ya no se deja engañar, muchos trabajadores de las operaciones portuarias que reciben el mineral que se procesa en las minas Cerro Verde, Las Bambas y Tintaya, son mollendinos.

El pueblo sabe sumar y se percata que 300 no representan ni el 1% de las 55 mil personas que habitan la hermosa Mollendo.

Ha quedado evidenciada que la apuesta por el progreso es mayoritaria y abrumadora, que la “causa” antiminera ha fracasado y que no tiene capacidad de movilización. Estos activistas que engañan a la población han sido rechazados políticamente en las urnas porque la gente necesita empleo pronto.

Ni el Gobierno, ni el pueblo deben dejarse intimidar por unos cuantos que promueven la violencia y el empobrecimiento de Islay, con sus banderas y puños alzados, vociferando amarguras y falsedades.

El Gobierno ya no puede esperar más y debe evitar que unos cuantos dejen en crisis a toda una provincia, sobre todo en momentos que el Fenómeno del Niño azota Costa, Sierra y Selva. Se han producido huaycos en Tacna y desbordes a causa de las lluvias.

La esperanza del pueblo está en las manos de las autoridades. Se requiere inversión pronto. No se puede esperar que la economía caiga y las oportunidades desaparezcan y se lleven a un destino sin retorno los empleos de miles de familias. Señor gobernador promueva el empleo. No hay más que esperar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook