¿No saben o no quieren entender?

Para salir adelante necesitamos aprovechar todas las potencialidades con las que contamos, ya que la solución a los reclamos de los pueblos no depende de una sola actividad económica, pero tampoco lograremos el progreso excluyendo esas labores que nos generarán ingresos. Parece que el congresista Horacio Zevallos cree lo contrario y por eso no se cansa de pintar a la minería como el demonio, como la perdición, como el camino a la miseria.

Congresista Zevallos, lo que necesitamos para espantar a la miseria, romper el ciclo de la pobreza y que nuestras carencias no se repitan de generación en generación es educación de calidad, algo que ningún gobierno se ha preocupado en atender. No olvide, congresista, que la educación debe ser financiada, por lo que necesitamos que todas las actividades económicas salgan adelante, ¡todas! Si podemos producir recursos, ¿por qué alentar al pueblo a lo contrario?

Ni usted, ni muchas otras autoridades saben ni de pesca, ni de agricultura, ni de minería. No tienen argumentos para aprobar algunas actividades y oponerse a otras. Más bien deberían recordar lo que necesitamos los pobladores y ustedes prometieron durante sus campañas, represa y aguas reguladas, desarrollo, inversión, empleo.

Nunca pedimos movilizaciones, ni paros que afirman que son a favor de la agricultura, pero solo perjudican a los productores. Nuestros impuestos y demás tributos deberían ser utilizados para ejecutar esas obras que tanto necesitamos y no para alquilar los camioncitos que se usan en marchas intolerantes, y que son facilitados por los proveedores de algunos municipios y del gobierno regional.

Y ya que mencionamos al gobierno regional, señor Cáceres Llica, después de las pifias y los gritos de “¡fuera Llica!” y “¡revocatoria ya!” que recibió el pasado 18 de agosto en Socabaya, creemos que le queda claro que el pueblo no lo quiere. Ese rechazo se lo ha ganado por su pobre gestión, que solo ha aprovechado el 15% del presupuesto asignado. Arequipa ha estado detenida 8 meses, y no podemos, ni queremos perder más tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook