Lo que vendrá con Tía María

1. Queridos lectores, Tía María será pronto una realidad y habrán miles de puestos de trabajo para nuestros jóvenes, mayor comercio, mejor infraestructura, etc. Los ingresos de las municipalidades se incrementarán notablemente y se podrán hacer obras de gran infraestructura para beneficio de la agricultura local. Acá, lo que tenemos que hacer es trabajar con la minera, ellos en el desierto y nosotros en nuestro valle. Señores, he tenido la oportunidad de visitar la hacienda Porcón en Cajamarca, son quienes están más cerca a otra mina, saben lo que han hecho, conversar y lograr acuerdos que los beneficie. Allá no hay pobreza, se dedican a la agricultura, a la ganadería, al turismo, al tejido de lana de alpaca, confeccionan prendas de vestir, quesos, y demás productos lácteos. Y eso es en la sierra. Nosotros acá tenemos costa, pesca, playas, agricultura y ganadería ¿por qué cerrarle las puertas a la gran oportunidad que representa la minería? No, ya basta de discurso vacío, miedo,  amedrentamiento y mentiras. Trabajo es lo que quiere y necesita la juventud.

2. Es el colmo, estimados amigos, que se quiera acaban con los servicios médicos que se brindan en los centros de salud del Valle de Tambo. Se quiere acabar con el convenio y se quiere perjudicar a quienes firmaron hidalgamente para asegurar que la atención médica para nuestros enfermos se mantenga en el valle. Eso no es dable. Mejor atención de la salud, menos enfermedades, más posibilidad de que nos atiendan ante una emergencia. ¿Qué quieren los radicales, que nos vayamos a morir camino a la ciudad de Arequipa?. No, respaldamos las buenas acciones y esa es otra buena acción que nos trae la minera y que permanecerá y se ampliará con el desarrollo de su mina.

3. Agua para el valle es el reclamo que siempre se escucha en el valle de Tambo, pero cómo vamos a hacer si hay períodos de sequía, ¿reclamar agua de Pasto Grande cuando los moqueguanos nos quieran cerrar la compuerta? No, todo esto es producto de que no se ha construido la represa ni se han buscado opciones para solucionar de verdad ese problema. Hay soluciones técnicas, sí las hay, pero se necesita dinero que nosotros no tenemos. Hay que ser realistas, los pueblos que progresan son los que logran acuerdos, no los que se la pasan enfrentándose entre hermanos. Sí, hermanos, nosotros como agricultores y ganaderos tenemos derecho a trabajar la tierra y por qué no tendrían derecho a trabajar los mineros en el desierto. Hay que ser justos. Ellos producen metales y nosotros empleamos los metales en los tractores y en todas nuestras herramientas o no es cierto. Que no nos sorprendan ni dejémonos que nos sorprenda. El desarrollo y el bienestar se dan la mano si se basan en la agricultura, en la ganadería, en la pesca y en la minería, el turismo viene después, cuando ya hay infraestructura y lugares atractivos para que vengan más visitantes al valle, todo el año y no solo en verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook