La realidad vista por los ojos de un pseudo dirigente en el valle

Un dirigente social que se atribuya la función de defender los intereses del agro en el valle de Tambo debiera procurar elevar su productividad, regular el agua, incorporar mejores técnicas de cultivo, cosecha y comercialización, etc., porque un agro más moderno es más competitivo, se organiza para formar unidades de producción más extensas, se vincula a otros sectores económicos para establecer alianzas. Sin embargo, muchos de estos dirigentes —en realidad pseudo dirigentes— no conocen estas acciones en pro del agro.

Los pseudo dirigentes del valle de Tambo aún no han descubierto que el progreso no implica confrontación ni violencia, ni mentiras, amenazas y extorsiones a los pobladores. Estos personajes no son capaces de ver que la alianza de agricultura y minería es el camino del éxito, que nos aproxima a contar con agua a través de pozos, mejores, canales e inclusive una represa.

¿Quieren más?… ¡Trabajen más!

Ahora los pseudo dirigentes del valle quieren volver a causar problemas exigiendo precios de refugio, es decir, que el Gobierno establezca un precio base para la producción de arroz, al igual que lo solicitaron los paperos, los camioneros con los peajes y así sucesivamente.

Es un hecho que todos queremos más ingresos y más bienestar, pero imagínense que todos les pidamos al gobierno más beneficios hasta que se acabe el dinero del Estado, ¿cuáles serían las consecuencias? La bancarrota del Perú, hiperinflación, tal como ocurre en Venezuela, país que muchos dirigentes parecen admirar.

Quien verdaderamente quiere al valle se preocupa por mejorar su producción, por modernizarla, por organizarla, por asegurar el suministro de agua, etc. Fomentar el conflicto no nos ha llevado a nada en los últimos 15 años, esa estrategia ha fracasado, porque ni avanzamos ni tenemos agua.

Por otro lado, si la mina va a generar canon y regalías mineras, además de empleo y nuevos emprendimientos, ¡qué bueno!, que venga la mina, que trabaje en el desierto y emplee agua de mar desalinizada. Que no se inventen discursos ni lancen mentiras, porque así lo único asegurado será mayor pobreza y eso no es aceptable cuando hay oportunidades de desarrollo en el desierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook