La ignorancia atrevida de Miguel Meza Igme

“Movamos el yacimiento” y evitemos problemas es un pensamiento expresado por Miguel Meza Igme que lo viste de pies a cabeza, en cuanto a su ignorancia, porque no se trata de sentido del humor. Este personaje, por otro lado, vive en un mundo de fantasía donde se mueven montañas —no precisamente con fe— y los electores votan por él.

Meza Igme es un hombre violento, que no muestra respeto por la mujer y que ha sido acusado de ser un abusador y maltratador (el número de caso de la denuncia presentada por su expareja es 1506094801-2010-15-0), además de obsceno y mentiroso. En su cortedad de visión —u obedeciendo a algún jefe bonachón— trajo al Perú a los hermanos Del Carpio para que “diserten” en torno a la viabilidad del proyecto Tía María, con un resultado semejante al que se esperaría en una conferencia dada por el propio Meza Igme, es decir, lugares comunes, etiquetas que alientan a la violencia, comparaciones con el vecino país del sur y vituperios para el Perú y quienes apuestan por la inversión.

Lo dicho muestra un modus operandi propio una personalidad ególatra y violenta, que se entiende a través de frases como “si no piensas como yo eres mi enemigo”, “si eres mi enemigo todo será destrucción y fracaso”, “como eres misio no puedes hacer grandes cosas”, “te quieren engañar porque eres ignorante”, etc., etc. Estas son las ideas que transmiten Meza y sus correligionarios en la causa del activismo anti minero.

Torpes y burlones que tratan de encandilar al pueblo del valle como si fueran peleles de sus ideas, sacadas de algún viejo panfleto nacido de la mente infantil de un viejo escritor de utopías políticas, fantasías alejadas de cualquier posible realidad, esas son las propuestas de este grupo de pseudo líderes, de ideólogos y no académicos.

¿Vienen de Puno?

No se puede negar que además de atrevida, la ignorancia es creativa en sus modos de expresarse y esta vez se ha “soltado” la idea de un frente de defensa que viene de Puno para proteger los intereses de los tambeños. Mientras Aduviri se opone a Paltuture y Cáceres habla de hacer muchas represas para garantizar el acceso al agua, ninguno se atreve a decir de dónde saldrán los recursos para las obras que se necesitan hacer.

Definitivamente de Puno no vendrán más que insultos e ideas de protesta, y no llegarán ideas ni recursos para construir el desarrollo que necesita el valle de Tambo. Si realmente queremos ese cambio, requerimos apostar por la minería y la gran inversión que esta significará, con la cual vendrán cambios radicales en la calidad de vida.

No hagamos más caso de los activistas del subdesarrollo, ya tuvieron su tiempo y momento, sus oportunidades para actuar y no hicieron nada bueno. Dejémoslos atrás como el pasado, y apostemos por un futuro mejor, con desarrollo y progreso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook