Juventud productiva para un futuro mejor

1. Queridos amigos del valle de Tambo. Cuando hay dirigentes que se oponen a la generación de empleo para los jóvenes debemos preguntarnos ¿cuál es el costo de la indiferencia con la juventud? Saben cuál es el costo, el costo es que un joven desempleado es puesto a las puertas del vicio, es un joven que pierde prontamente la disciplina del hogar y el colegio porque no tiene ocupación cierta, no genera ingresos, se convierte en un costo para su familia que tiene que continuar manteniéndolo sin un horizonte claro que lo convierta en una persona de bien, que se proyecte al futuro de manera exitosa y responsable. Un joven que trabaja, además de ganar su dinero, contribuye con su familia, si es del valle de Tambo contribuye para que la productividad de la chacra familiar mejore. Eso es lo que hacen todos aquellos que han tenido que salir del valle porque hay una dirigencia que se niega a ver la oportunidad de convertir al desierto en una fuente generadora de riqueza y bienestar para todos. Hacer minería en el desierto es fortalecer el valle, apoyar económicamente a las familias y es reducir la pobreza. ¿Hasta cuándo vamos a permitir que le roben el futuro a la juventud?

2. Estimados vecinos, esta mañana nos enteramos de una gran noticia: “Plásticos serán reemplazados por empaques elaborados con residuos vegetales”. Esta no es una noticia proveniente de países desarrollados, es una noticia originada en el Perú por Cuatro universidades públicas que desarrollarán nuevos métodos de fabricación de material biodegradable que reemplace al plástico a partir de elementos vegetales, anunció el Concejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Concytec). Los centros de estudios superiores que ejecutarán estos proyectos son: la Universidad José Carlos Mariátegui (Moquegua), la Universidad Nacional de San Martín (San Martín), la Universidad Nacional de Ucayali (Ucayali), y la Universidad Nacional Agraria La Molina (Lima). Saben ¿cómo financiará estudios la Universidad José Carlos Mariátegui de Moquegua?, con recursos del Canon Minero y las Regalías que recibe por el aprovechamiento de los recursos minerales de la mina Cuajone que opera Southern Peru. Ahora, ¿qué dirán los dirigentes antimineros? Los recursos de la mina son empleados para generar más riqueza para los agricultores de Moquegua. Pues, precisamente eso es lo que tenemos que hacer en el valle de tambo. Buscar alianzas, aprovechar el desierto y crecer todos, como crece Cuajone, el valle de Torata y todo Moquegua.

3. Vecinos del valle de Tambo, ya es tiempo de dar un paso hacia adelante, de dejar de seguir a quienes promueven los conflictos, porque a través de los conflictos no se consigue nada. Los años han pasado y lo único que tenemos claro es que cada vez que el clima incrementa las lluvias ocasiona desbordes en el río, nuestras chacras se inundan, las defensas ribereñas son inexistentes y las pocas que se hicieron terminan siendo destruidas. En conclusión, todo nuestro sistema de riego se ve afectado, se rajan los canales de regadío y se infiltra el agua, se desperdicia, cuando lo que requerimos es contar con agua de manera regular para que nuestros cultivos crezcan y se fortalezcan. El costo de contar con una infraestructura hídrica adecuada, moderna, que nos permita planificar de manera más eficiente nuestros cultivos es elevado; sin embargo, si contamos con recursos del Canon Minero y las Regalías, sí lo vamos a poder hacer, sí lo vamos a lograr. Lo central es decisión de nuestras autoridades, nuestras nuevas autoridades tienen una gran oportunidad y esa oportunidad se llama Tía María en el desierto y consolidación de la agricultura y la ganadería en el valle de Tambo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook