Herrera imponiendo condiciones a Cáceres

1. Estimados amigos, una autoridad debe tener una idea clara en contra o a favor del desarrollo. Parece que algunos dirigentes olvidan que cuando alguien ejerce un cargo público deja automáticamente de representar a un grupo para pasar a representar al conjunto de la sociedad, de sus organizaciones públicas y privadas. En ese sentido, el gran compromiso con la población es la de generar empleo productivo, es el de capacitar a nuestros jóvenes, es el de fortalecer la educación pública y privada, es el de mejorar la calidad de la nutrición y de la salud de nuestros pobladores. Entonces, nos preguntamos cómo es posible hacer todo eso sin recursos. Nos preguntamos, ¿acaso la municipalidad de Cocachacra tiene muchos recursos económicos que no han sido empleados de manera adecuada como para satisfacer toda la demanda de servicios, de infraestructura, es decir, de todo aquello que es necesario para mejorar la calidad de vida de los pobladores? Sin recursos, toda la oferta que nos hacen los antimineros no es más que mentira, de lo contrario, se vería progreso y empleo por todos lados y eso no es cierto. El Agro sí y el otro no, ¿es realmente el camino del progreso para el valle de Tambo y la provincia de Islay? Reflexionemos.

2. Hay quienes reclaman la unidad del pueblo, pero la unidad de un pueblo debe darse en función al desarrollo, al desarrollo de la agricultura, de la ganadería, de la inversión minera en el desierto, de la construcción de los hospitales, del mejoramiento de las escuelas, de la construcción de la planta de tratamiento de agua potable y saneamiento para toda la provincia. Esa es la unidad por el desarrollo que todos reclamamos. En cambio, los promotores del enfrentamiento solo han traído atraso, se ha postergado el desarrollo, se ha dejado a nuestros jóvenes en el desempleo. Seguir por ese camino es asegurar que haya mayor pobreza a futuro. En el valle de Tambo necesitamos inversión y la inversión la genera la empresa privada. ¿Cuál será la mayor inversión de la empresa privada en la provincia de Islay?, la que trae la minería, sí, el desarrollo del proyecto Minero Tía María ya resulta urgente para todos los isleños.

3. El fracasado candidato a la región, el abogado Héctor Herrera ha chantajeado públicamente al gobernador Elmer Cáceres, le ha dicho que si no cumple con sus promesas de campaña va a difundir pruebas para desprestigiarlo sobre supuestas conductas personales y familiares. No entendemos qué espera la fiscalía para denunciar a este personaje, o es que cualquiera puede chantajear a una autoridad y las autoridades judiciales bien gracias. Si tiene algo que denunciar en contra del nuevo gobernador que lo haga de una vez, que no le oculte nada al pueblo. El pueblo no quiere delincuentes en la política, más allá del bando en el que se encuentren. Hay que adecentar la política y hacerlo implica sancionar a los chantajistas, sean del color que fueren.

4. Vecinos del Valle de Tambo, lo que ha quedado claro en el país, una vez que se han cerrado las cifras del 2018, es que las regiones donde hay actividad extractiva, sea minera, gasífera o petrolera, las economías crecen y la población se desarrolla, ¿por qué se desarrolla? Porque surgen nuevas oportunidades hay empleo bien remunerado, los trabajadores de esas empresas realizan compras locales, emplean servicios locales, construyen sus casas o las mejoran, es decir, todo empieza a caminar y las municipalidades locales también empiezan a recibir recursos del canon. En el caso de la minería del Canon y Regalía Minera. Y pensar que, con todas esas ventajas, ya demostradas año tras año, hay quienes no quieren ver que la oportunidad del valle de Tambo y de la provincia de Islay pasan por convertir el desierto en una unidad productiva que deje recursos y esa unidad productiva se llama Tía María. ¿Hasta cuándo papá gobierno?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook