Hablemos de desarrollo

1. Parece que los dirigentes anti-todo saben algo que no comunican a la población. ¿Por qué será? Cuando hacen tanta bulla es porque algo se tienen ente manos. Si como dicen, Tía María sale pronto, ¡qué bueno!, ¡qué bueno! Que por fin podremos ponernos a pensar en el desarrollo de la agricultura, de la ganadería, del turismo y de la minería. Qué bueno porque habrá mejor salud en los nuevos hospitales de Cocachacra y Alto Inclán en Mollendo. A los antimineros les molesta el progreso y el engrandecimiento de la población.

2. Marilú Marroquín dice que se trasladará a Arequipa para oponerse a otra minera, ¿por qué no te quedas por allá? porque la otra minera produce mucho más cobre de lo que produciría Tía María. Si estás convencida de que habrá impactos negativos en el ambiente, pues Arequipa ciudad te requiere mucho más, afirmó. Lo que sucede es que en Arequipa ciudad son muy pocos los que defienden la posición de Marilú y dicen que ella termina haciendo más bulla que el mismo río Chili.

3. Ojalá que Cáceres Llica reflexione, porque si no, cómo va a financiar las obras que ha ofrecido para la región. El oponerse a la minería, siendo que representa una gran oportunidad económica por su potencial, es un absurdo. En la provincia de Islay, en la región Arequipa y en el Perú tenemos que ser conscientes de que la minería está presente en el territorio nacional, que no podemos obviarla porque algunos opinan que sí o que no. Es una realidad, no es la única oportunidad de desarrollo, pero sí es una fortaleza, una fortaleza que debemos emplear. En el valle de Tambo tenemos necesidades de agua, de un flujo continuo, de una mejor infraestructura hídrica, si es así de concreta la realidad, por qué no se concreta, no se concreta porque no hay dinero suficiente, si hubiese mayores ingresos económicos en el valle de tambo podríamos desarrollar la infraestructura, pero aquí lo que tenemos es dirigentes que dicen no y nosotros seguimos pobres. No queremos más pobreza, queremos bienestar y es por eso que tenemos que dar pase al aprovechamiento del desierto, sí allá en el desierto donde nadie está presente y que está al norte del valle. Esa oportunidad se llama Tía maría, minería en el desierto sí, ¿por qué me pregunto? Porque algunos están detrás de algún beneficio privando a los jóvenes del pueblo y de mayores oportunidades. ¡No, eso no!

4. Amables amigos, ¿por qué tanto aspavientos?, ¿por qué tanta bulla?, que digan los dirigentes no cómo se oponen a la minería, eso ya lo sabemos. Parecen discos rallados, siempre con la misma cantaleta. Hablemos de desarrollo, hablemos de cómo engrandecer el valle de Tambo y la provincia de Islay. Cuando se les pregunta al respecto solo atinan a decir que el Gobierno dé más recursos. Pero pensemos de dónde va a dar recursos el Gobierno si hay pocos aportantes que pagan impuestos y hay pocos aportantes en el valle de Tambo o la provincia porque aún hay pobreza. Si los dirigentes dicen que pueden cambiar esta situación de pobreza desde hace más de 10 años y nuestros jóvenes se siguen yendo del valle de Tambo, ¿qué futuro nos espera? Dejen de hablar tanto y pónganse a trabajar, el pueblo requiere trabajo y si ese trabajo proviene de la minería será mejor para todos. Mejor para todos porque la minería paga más impuestos y esos impuestos se convierten en obras que también necesitamos. En lugar de confrontación, enfrentamientos sin sentido, trabajemos para que la agricultura mejore, trabajemos porque se haga más y mejor minería, eso sí es aprovechar el desierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook