Enemigos del desarrollo

El ritmo del crecimiento de las agroexportaciones en el Perú es muy acelerado y está impulsando un imortante aumento de las exportaciones en general; es por ello que se ve con mucho entusiasmo que es posible llegar a la meta proyectada al 2021, de alcanzar los $10 mil millones de dólares de exportaciones.

Esta conquista de la economía peruana es relevante porque implica el liderazgo de la modernidad del campo, la organización eficiente en el trabajo de miles de personas, quienes logran ingresos superiores a los que usualmente se paga a los jornaleros y, sobre todo, que los propietarios de tierras tengan ahora más ingresos porque sus productos se venden a precios internacionales.

Es decir, técnicas modernas, tierras más productivas, uso más eficiente del agua, mayor bienestar para los trabajadores y propietarios. ¿Qué haría sostenible el crecimiento de la agricultura en el valle de Tambo? Que tengamos agua regulada, a través de pozos, mejores canales y una represa. Para lograr estas obras tenemos que generar riqueza y esa riqueza está en el desierto. El mejor aliado de la agricultura será la minería.

Asimismo, frente a los problemas ocasionados por los eventos climáticos registrados en diversas zonas del país, especialmente en el sur, somos testigos de la poca organización en la prevención y respuesta a las situaciones de emergencia. En el vecino país de Chile, donde también se sufren las inclemencias de los fenómenos medioambientales, prevención y atención son llevadas a cabo de manera organizada, con el apoyo de la minería -que explota tres veces más cobre que en el Perú-, actividad que tiene una participación mucho más integrada en la vida social de los chilenos, sin los conflictos sociales que se viven en nuestro país.

Allá progresan y avanzan en conjunto, porque ven a la minería como una oportunidad y no como un escenario de confrontación; a pesar de que muchos de sus dirigentes y políticos son de tendencia izquierda, estos tienen una visión de unidad y progreso común a las personas de derecha, lo cual permite que todos avancen hacia un mismo destino. Ellos no promueven la violencia ni la zancadilla, sino que buscan el bien común.

Agricultura tecnificada

Este verano se están registrando problemas climatológicos que ocasionan mayores lluvias y deslizamientos de tierras, se sobrecargan los ríos y sus cauces quedan chicos, por eso se desbordan. En adición, el valle registra otros problemas, como la caída en el precio del arroz de S/1,00 el kilo a una cifra entre S/ 0,80 y S/0,85. Este producto, que es nuestro principal cultivo, registra una caída en su producción por hectárea que ahora es de 9 toneladas, cuando hace más de 20 años alcanzamos las 12 toneladas.

Al visitar los cultivos en Ica o en el norte del país, que pese a las lluvias y a las inclemencias del clima se sobreponen rápidamente porque incorporan nuevas tecnologías, porque regulan el agua, uno no puede dejar de asombrarse y hasta sentir una envidia sana. En Piura lo aprovechan todo, explotan fosfatos, petróleo, pesca, algodón, arroz y muchos otros productos. Actividad extractiva y agricultura van juntas y avanzando. ¿Por qué no podemos hacer lo mismo? Que la agricultura y la ganadería avance en el valle de Tambo y la minería se desarrolle en el desierto, porque así habrá mucho empleo para los jóvenes y un mejor futuro para nuestras familias.

La estrategia de la mala información

La antiminería ha cambiado de estrategia, ya sabe que fracasó en sus desfiles y que convocan a muy pocas personas; además, saben que perdieron las elecciones porque el pueblo del valle de Tambo quiere trabajo y progreso. Ahora, hay grupos de antimineros que han recibido una única directiva: “Miente, miente, miente que algo queda”, esa misma directiva era la que empleaba el lugarteniente de Adolfo Hitler, uno de los mayores asesinos de la historia universal.

Para nuestra información, la desalinización se lleva a cabo en países árabes desde los años 60 o más. Israel es uno de los países que lo emplea y tiene una de las agriculturas más desarrolladas del mundo, que emplea menos agua y que logra mayores frutos. En nuestro país, al sur de la provincia de Islay, funciona una planta desalinizadora desde los años 70, la opera la minera Southern y durante su operación se han desarrollado en Ilo las plantas pesqueras más importantes del sur peruano.

Recordemos que Ilo tiene pesca, plantas mineras, olivos y gracias al Canon Minero es que podrán irrigar sus pampas. ¿Por qué los antimineros quieren que el valle de Tambo no progrese?, ¿Por qué los antimineros quieren que Islay siga en el atraso? Los moqueguanos tienen dos minas, represa de Pasto Grande, puerto, pesca, primer lugar en rendimiento académico de sus estudiantes, etc. Acá, lo único seguro es que los antimineros promueven la pobreza de los pobladores del valle de Tambo.

Para propagar sus mentiras y falsedades, la antiminería viene cuenta con un equipo de gente a la cual le pagan por repetir sus etiquetas o clichés, cuentan con el presupuesto para eso, pagándoles pasajes desde el exterior, alojamiento y viáticos. ¿De dónde vienen esos recursos que se utilizan para desprestigiar a la minería en el Perú e intentar boicotear un proyecto destinado a cambiar la vida de miles de tambeños? ¿Será un sobrante de las “lentejas”?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook