¿En qué tierra vive Noriega?

Ricardo Noriega, excandidato presidencial y líder del partido Despertar Nacional, durante su campaña política se presentó como en candidato antisistema, pero más bien parece el candidato antilógico y antipático, al manifestar hace unos días que, de llegar a la presidencia de la república, el Valle de Tambo puede tener la seguridad de que no contará con agua regulada, ni con pozos, ni con represas.

No, no es una broma de mal gusto por el día de los inocentes. Noriega afirma que el Valle de Tambo no experimentará ningún cambio porque desde su óptica, las cosas están bien como están y el estado no tiene recursos para atender la crisis hídrica del sector. O sea, él cree que los tambeños venimos reclamando la construcción de una represa desde hace más de 60 años por puro capricho.

Noriega, el Valle de Tambo necesita agua, para nuestro consumo, para nuestros campos, y entendemos que e estado no tiene recursos y es justo ahí donde entra a tallar la inversión privada, esa a la que le quieres cerrar las puertas, y con la que rechazas nuestro desarrollo. ¿Qué te hemos hecho para que nos quieras ver sumidos en la miseria?, ¿por qué no quieres que el pueblo surja?, ¿tienes alguna fobia al concepto de desarrollo?

Este rechazo al progreso y hacernos creer que las cosas están bien es parte de una estrategia política sucia. ¿Quién con dos dedos de frente votaría por un candidato que no va a mover un dedo durante su gobierno? Nadie. Entonces Noriega rechaza el desarrollo, porque un pueblo con buenos estudiantes y mejores profesionales jamás va a depositar su confianza en un antidesarrollo. Apostar por Noriega es dispararnos a los pies, ni más, ni menos.

La ambición y el poder son los móviles de Noriega y de tantos excandidatos que quieren seguir protestando y que cada vez tienen menos poder de convocatoria. En lugar de simpatizantes, han creado un pueblo que ya no cree en mentiras, ni información trucada. La empresa privada trae inversión, la que puede cambiar nuestra realidad, porque te contamos, Noriega, que las cosas tienen que cambiar. Y tu mentalidad también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook