El pueblo quiere regalías y canon

Cada día escuchamos más mentiras de los solitarios opositores al proyecto Tía María, porque la mina se va a construir y se generarán miles de puestos de trabajo, pese a quien le pese. La juventud y los padres de familia queremos trabajo.  Trabajo es lo que quiere la población y no marchitas, ni banderines ni desfiles.

La población del valle es responsable, sabe que ha esperado durante más de 60 años promesas que nunca se cumplen, así nos mintieron los dirigentes “anti” desarrollo al proponer hace 10 años que la represa ya llegaba, que estaba a la vuelta de la esquina y lo único que hemos visto y comprobado es cómo sus bolsillos se han ido llenando de lentejas.  Eso no queremos, queremos desarrollo, paz, crecimiento de la agricultura y que la mina se desarrolle en el desierto.

Ahora sucede que todo va saliendo a la luz, ninguna de las facciones dice ser honesta y ninguna de las dirigencias confrontadas el día de hoy nos representan.  Todos sabemos que lo único que les interesa es cuánto dinero obtendrán por mentir y agitar a la población para ocasionar otra vez una lamentable pérdida de vidas humanas, pero eso no le interesa a los violentistas ni a los subversivos

El pueblo del valle de Tambo quiere regalías y canon para tener recursos para mejorar su infraestructura hídrica y llevar a cabo proyectos de desarrollo y consolidar el desarrollo del valle de Tambo con los recursos que genere la mina.  Así que avancemos todos juntos y defendamos el desarrollo conjunto del valle, de agricultura y minería.

Cada vez va quedando más claro que hay un sector de políticos, que fueron rechazados en las elecciones de octubre pasado, que quieren mangonear a los pobladores y engañarnos, que quieren hacer creer lo que no es, pero acá hay una gran verdad, Ilo está más desarrollado y ofrece mejores oportunidades de empleo y bienestar para sus pobladores.

Ilo también y todas las regiones donde opera la concesionaria de Tía María han alcanzado los más altos rendimientos en sus niveles de escolaridad a nivel nacional.  ¿Cuál es el secreto? Pues uno solo, trabajar conjuntamente entre minería y agricultura, pesca, comercio, turismo e industrias.

Así se construye un país mejor y se aprovechan los recursos y no promoviendo hechos violentos que enlutan y postergan el desarrollo.  Esa misma posición política fue la que se opuso al desarrollo del gas de Camisea y a que se aproveche dicho yacimiento y lo retrasó 21 años.  ¿Eso es justo? Claro que no, no lo permitamos más y empecemos el desarrollo del Valle de Tambo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook