El promotor del dióxido de cloro

Por más que representantes del Colegio Médico del Perú y diferentes autoridades del sector salud han advertido reiteradamente  los peligros del uso del dióxido de cloro y han afirmado que no ha sido probado para fines humanos, el Gobernador Regional de Arequipa, Elmer Cáceres Llica, defiende su uso a capa y espada, promoviéndolo como un medicamento para combatir el COVID-19.

En el colmo del disparate, el Gobernador comparó la peligrosa sustancia con una popular bebida gasificada en su reciente visita a la ciudad de Cotahuasi. “¿Y cómo se consume la Coca Cola que es más tóxica que este dióxido de cloro, por qué es una transnacional que tiene mucho poder? Eso tendríamos que preguntarle al Presidente de la República”. Encima de terco, mezcla papas con camotes.

Como recordamos, cuando el Gobierno Central determinó que el Ministerio de Salud se hiciera cargo de las acciones para controlar el contagio del COVID-19 en Arequipa, ante el evidente fracaso e incapacidad demostrada por Cáceres Llica, el señor Manam brindó una conferencia de prensa buscando culpables del colapso del sector salud en la región y promocionó, cual modelo de comercial, el dióxido de cloro, sugiriendo que el Congreso formule una norma  que regule el comercio de dicha sustancia. Indicó, también que se estaría “ganando el odio de los monopolios de farmacias” al sugerir tan genial idea.

Inmediatamente, diferentes personalidades del sector salud aclararon que el dióxido de cloro no es recomendable para el consumo humano y genera una serie de complicaciones. Ciro Maguiña, el vicedecano del Colegio Médico del Perú, advirtió que no hay ninguna evidencia científica que recomiendo el uso del dióxido de cloro para fines humanos. Bajo ninguna circunstancia es un remedio que cure la malaria, diabetes, asma, VIH, cáncer o coronavirus.

De otro lado, Marcial Torres, decano del Colegio Químico del Perú, señaló que la sustancia que tan afanosamente promociona Cáceres Llica, genera problemas en la mucosa gástrica y en el sistema circulatorio, provocando desde hemorragias hasta  disfunciones en la presión arterial.

En síntesis, le recomendamos al Gobernador Regional de Arequipa, que si quiere tomar dióxido de cloro, puede hacerlo con total libertad, pero no recomendarlo alegremente a la población, porque eso es atentar contra la salud pública y no le conviene sumar otra denuncia a las investigaciones con las que ya cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook