El negocio de protestar

1. El pueblo de Islay está muy consternado porque por las declaraciones del gobernador electo Elmer Cáceres, porque su oposición al aprovechamiento de la riqueza enterrada en el desierto no solo contraviene lo estipulado por el presidente Martín Vizcarra cuando dice que no podemos vivir en la pobreza en la superficie cuando tenemos enterrada una riqueza en el subsuelo. Sería conveniente que Cáceres diga cómo es que va a financiar el desarrollo de la provincia y no nos postergue, como suele suceder con los políticos que recogen el voto popular y luego le dan la espalda al pueblo. Un poblador llamó a la radio preguntando cómo es que Cáceres va a generar empleo en Islay, que es el principal problema de la juventud porque no encuentra trabajo, un trabajo que habrá con la llegada del proyecto Tía María.

2. Amables amigos, el nuevo término para eludir sus responsabilidades en las acciones de violencia que promueve Miguel Meza Igme y algunos otros dirigentes es el de “el pueblo se autoconvoca”. Mentira, ¿quién paga los perifoneos, quién pone las camionetas, quién paga la gasolina, quién manda imprimir las banderas, todas igualitas y del mismo color. Hay mucho dinero sucio detrás de las protestas o será que todo se financia con polladas. Por favor, la gente no cree en estas cosas. Nunca nos dijeron cómo es que financiaron su campaña electoral, será de algún remanente de las lentejas. Y, ahora, la auto convocatoria es una broma más por “El Día de los Inocentes”.

3. Ahora, sucede que los dirigentes rojos del valle de Tambo e inclusive sus nuevos aliados en Moquegua, precisamente esos que no quieren soltar agua de Pasto Grande, dicen que las lentejas también están en el OEFA. Nosotros creemos que no se trata de desprestigiar a nadie, sino de mostrar pruebas. Cuando a los dirigentes lentejeros del Valle de Tambo se les acusó de extorsión fue porque todo el Perú escuchó que vendían al pueblo por un plato de lentejas y el tal Pepe Julio mencionó que los otros beneficiarios serían Jaime de la Cruz y Jesús Cornejo, hermano del alcalde electo de Cocachacra. Eso está grabado, si hubo reparto entre los tres mencionados en el audio o no, eso no lo sabemos. Pero, de allí a que el dirigente moqueguano Jesús Paredes diga que la OEFA se vende por un palto de lentejas, sería bueno que exhiba las pruebas o lo demanden por difamación. Acá todos tenemos que ser responsables de lo que se dice y hace.

4. Deja mucho que pensar las afirmaciones de Augusto Paredes Torres, vicepresidente de la Junta de Usuarios del valle de Tambo. Él ha dicho que “en Arequipa hay más apoyo que en el valle de Tambo, porque son varios los colectivos que asisten a las audiencias.” Eso demuestra la soledad del extremismo anti-todo, la población del Valle de Tambo los ha abandonado, también que alguien financia la traída de pobladores desde la ciudad de Arequipa para que se inmiscuyan en algo que solo les corresponde a los pobladores del valle de Tambo. También que buscan sorprender a la prensa y a las autoridades indicando que el pueblo del valle de Tambo está en contra de Tía María cuando la realidad es todo lo contrario. Queremos que salga y pronto. Si no cómo se explica que las dirigencias tengan que traer personas de otras zonas para mantener en la pobreza al valle de Tambo. Señores, el valle quiere crecer, no quiere ni violencia ni pobreza. Si la mina empieza a trabajar habrá recursos porque son nuestros hijos quienes trabajarán en la mina y ellos nos apoyarán para que los campos progresen nuevamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook