Diálogo alturado sobre el futuro y Tía María

1. Periodista manifestó que, con relación al evento organizado por un colectivo el viernes 7 de la semana pasada, los asistentes al evento totalizaron aproximadamente 60 personas mientras que los manifestantes antimineros, encabezados por Marilú Marroquín, no llegaban ni a diez. Por su parte, uno de los expositores se acercó a los antimineros para saludarlos e invitarlos a pasar para que se informen y reevalúen o ratifiquen sus puntos de vista. Lo que los pobladores resaltaron es que el evento se realizó con normalidad, pese a que los antimineros hicieron uso de altavoces para tratar de impedir la realización del mismo. Los representantes de los colectivos, organizadores del evento, expresaron su conformidad con el éxito del mismo. Cada vez es menor el número de antimineros, lo que demuestra que de la intolerancia se está dando un paso al debate alturado, razonable y emerge la capacidad de escucha.

2. Periodista manifestó que el intento de secuestro de la población del Valle de Tambo por parte de los antimineros les ha resultado, una vez más, fallido. Todos saben que el principal motor del desarrollo del valle de Tambo es la agricultura, pero que esta no es suficiente para generar el empleo que se necesita en favor de los jóvenes de la provincia de Islay que se ven obligados a emigrar hacia otras ciudades. Qué diferente sería si el valle de Tambo se transformase en agroexportador, donde los productores trabajen sus tierras de manera asociativa, sus costos de producción serían menores y se generaría mayor producción y rentabilidad en beneficio de todos. Qué podemos hacer ante esta parálisis de la economía del valle de Tambo, pues aprovechar el desierto y poner en marcha otro motor del desarrollo, como siempre lo ha sido la minería, en especial en el Perú. La minería apuntala al agro con herramientas y el agro brinda alimentación a los trabajadores de las minas. Agro y Minería es una alianza que beneficia al Valle de Tambo, a la provincia de Islay, a la región Arequipa y a todo el Perú.

3. Ahora que se hace mención a candidatos ganadores y perdedores, es tiempo de saludar la contienda democrática de los candidatos, así como de Elmer Cáceres Llica, quien resultó ganador, pero también de Jaime Ísmodes, que participó de la contienda democrática y resultó perdedor. Pero perdedores también hemos tenido en el valle de Tambo, perdió Marilú Marroquín, quien postuló a la provincia de Islay, la votación que obtuvo estuvo muy distante del ganador, eso quiere decir que ya no representa a nadie, que debe renunciar a la presidencia de la Junta de Usuarios de la Ensenada Mejía. No lo sabemos, pero sí sabemos que no representa a la ciudadanía de nuestra provincia. Algo similar podríamos decir de otro antiminero, como Jaime de la Cruz, quien también postuló a la provincia y fracasó, así como de otros candidatos anti mineros que no lograron respaldo electoral. También perdieron en Punta de Bombón y en Deán Valdivia, sólo ganaron en Cocachacra, donde se dice que muchos agricultores están endeudados con la junta y con el hermano del mencionado en los audios de las lentejas. ¿Corrupción y fracaso antiminero? Eso solo Dios lo sabe, porque los comunistas no creen ni en la justicia, ni en la democracia y menos en Dios.

4. El nuevo gobernador de Arequipa, Elmer Cáceres Llica, se enfrentará a una región que mayoritariamente no comparte sus particulares puntos de vista. Ahora que se ha convertido en autoridad, tiene que asumir la representación del conjunto, ser consciente que no representa a un grupo, sino el sentir mayoritario de los ciudadanos de Arequipa. Ellos saben que conviven con la minería, con la agricultura, con la pesca, con las actividades portuarias, de generación eléctrica, el turismo, entre otros. Arequipa, después de la ampliación de Cerro Verde y la ampliación del puerto de Matarani, necesita seguir creciendo y, en ese sentido, Tía María es el próximo proyecto que el presidente de la república, Martín Vizcarra y, el gobernador regional, deben inaugurar durante sus mandatos.

5. Curioso análisis de Marilú Marroquín y de Augusto Paredes, ellos dicen que Elmer Cáceres representa el sentir de la provincia de Islay, pero resulta que Cáceres perdió en la provincia de Islay. Los vecinos de la provincia de Islay quieren la inversión y el progreso, no son antimineros, respaldaron una opción contraria al antisistema, a la antiminería. En el valle de tambo ya sabemos que el extremismo antiminero ha empobrecido la región Cajamarca hasta dejarla extenuada y eso mismo no lo vamos a permitir en la provincia de Islay. Así que, en concreto, Marilú fracasó, Jaime de la Cruz fracasó, e Punta de Bombón también fracasaron y, tras las elecciones del domingo 9 de diciembre, se comprueba que los antimienros están de retirada en el valle de Tambo. Además, qué tanta bulla, mejor dicho poca bulla, porque los anti todo parecen iglesia sin feligreses. Queridos oyentes, hay que respetar las leyes y el orden, recordemos que según las leyes, el gobierno nacional es el responsable de la autorización y supervisión de los proyectos mineros de gran dimensión, como es el caso del proyecto MInero Tía María.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook