Desconocimiento absoluto

Parece que Edgar Alarcón, excontralor de la República, exasesor principal del Gobernador Regional de Arequipa y actual congresista investigado por la Fiscalía, no sabe cuál es el papel que debe cumplir como parlamentario y tampoco sabe si le conviene o no sumarse a los antidesarrollo. Es decir no sabe ni dónde está parado, y quiere ser amigo de Dios y del diablo al mismo tiempo.

Al salir del Gobierno Regional de Arequipa y tirar barro con ventilador a Cáceres Llica y toda su gente, Alarcón se postuló como congresista y obtuvo una curul. A las pocas semanas de ejercer como parlamentario nos sorprendió declarando que la minería si debía ir porque salvaría a la región de la crisis económica. Pero la lucidez no le duró mucho.

Se quedó calladito, porque al líder de su partido UPP, Antauro Humala, no le causó gracia el comentario, y al excontralor le faltaron pantalones e información para fijar una postura y mantenerla. Entonces, se olvidó que su papel como congresista es fiscalizar y se puso a declarar contra el proyecto Tía María con argumentos tan falsos, como risibles.

Alarcón dijo, por ejemplo, que el proyecto Tía María había sido planteando vulnerando la agricultura y la ganadería, y cuando se le pidió que explique en qué parte del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) decía eso, se quedó mudo. Lo mismo pasó cuando afirmó que la mina maltrataría la cabecera de cuenca, cuando esta no se ubica en Cocachacra y eso lo saben todos los hijos del Valle de Tambo.

Desde sus inicios, Tía María planteó solucionar el problema del agua, utilizando para sus operaciones agua de mar y proponiendo construir una represa para solucionar totalmente el problema de la falta del recurso hídrico en el Valle de Tambo. El abastecimiento de agua, garantiza el crecimiento de la producción agrícola. ¡Engrandecer, no entorpecer!

Que alguien le explique al congresista Alarcón la geografía del Valle de Tambo, que le exijan que vuelva a leer el EIA del proyecto minero Tía María antes de que vuelva a abrir la boca. Y, por si acaso Alarcón, los pobladores del Valle de Tambo somos gente que quiere salir adelante trabajadora. Eso  del peculado doloso y enriquecimiento ilícito no va con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook