Concertar para desarrollar y no disgregar para desaparecer

La expectativa en la población crece en torno a la llegada de la mina al desierto porque miles de puestos de trabajo se abrirán para las labores de construcción y luego otros tantos para el funcionamiento de la operación. Con ello, nuestros hijos encontrarán cómo generar recursos cerca de casa y no tendrán que emigrar como muchos han tenido que hacer.

Asimismo, podremos ver cómo se transforma el valle de Tambo en una zona de prosperidad y adquiere un nivel de vida más elevado. La que está ante nuestros ojos es una gran oportunidad que no puede ser desperdiciada, sino que tenemos que aprovecharla y, como ocurre en otros lugares delo Perú y del mundo, sacar provecho de los recursos que tenemos el desierto.

La minería es el complemento natural de la agricultura, porque con sus productos se puede construir un arado, un tractor, una sembradora o una cosechadora.  Lo que se viene en adelante es plantearnos la asociatividad, la organización de los productores del agro y de la ganadería para celebrar juntos la vida en bienestar y progreso. Crezcamos juntos porque es el momento del acuerdo y la concertación.

En este contexto tan prometedor, debemos estar atentos a quienes solo buscan arruinarlo todo porque pretenden difundir una ideología fracasada, para lo cual aprovechan cada pizca de resentimiento, frustración, tristeza, que pueda encontrar en cualquier habitante del valle y, como un terrible engendro maligno, roba la esperanza de las personas, dejando a cambio violencia y destrucción.

Estos oscuros personajes “anti” todo han creado un organismo que les sirva de fachada para engañar al pueblo, han formado un “Frente de Desarrollo”, usando términos que pueden confundir al desprevenido. Pero es inútil, porque han tenido décadas al frente de gobiernos y dirigencias para plantear políticas de desarrollo, pero nunca lo han hecho y eso nos consta a todos, no saben realmente lo que es desarrollo. Entonces, ¿cómo pueden ahora hablar de un frente de “desarrollo”?

Han pasado años en que personajes como Jesús Cornejo solo han consumido recursos para perpetuar sus puestos de poder y difundir su ideología, pero de desarrollo, nada. Lo que toda ahora no crear “frentes” de pseudo desarrollo sino concertar y buscar sacar el máximo provecho a la minería que está próxima a llegar al valle. Eso sería una política inteligente y realmente interesada en el progreso.

Concertar para que los recursos que genere la minería se puedan invertir en el progreso del valle y de toda la provincia de Islay, porque eso es lo que se requiere. Avancemos juntos, el agro, la minería, la pesca, y todos los otros sectores, todos somos peruanos y tenemos derecho a trabajar y a progresar colaborando unos con otros.

Es lamentable que este grupete de “antis” aproveche el recuerdo de quienes murieron años atrás para organizar un desfile y movilizar sus “lentejas”, porque, como bien sabemos, esas son las ocasiones donde “lentejas van, lentejas vienen” y elevan sus voces para gritar falsas consignas contra la minería, creando una imposible oposición entre esta actividad y el agro. Como si los ciudadanos fuésemos ciegos y no pudiésemos ver el progreso integral que la minería ha motivado en lugares tan cercanos como Moquegua, Tacna y Arequipa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook