Con la plata baila el mono

En alusión a un antiguo entretenimiento de tipo circense se dice que “con la plata baila el mono”, y es verdad. Ahora se sabe con qué plata se mueve Miguel Meza Igme y de que esta proviene del médico Jorge Del Carpio, quien fue detenido por su relación estrecha con Sendero Luminoso y que manifestó su simpatía al Movadef y otros grupos que apoyan la causa subversiva.

Por lo cual, lo que buscan Meza y Del Carpio no es desarrollo o progreso, sino la expansión de una causa meramente política. Con ellos se logrará violencia, muerte y pobreza; mientras que el pueblo quiere agua, que esté regulada, que la mina trabaje y genere recursos en el desierto, que produzca canon y regalías, que permitan financiar las grandes obras que se necesitan para mejorar el agro y las demás actividades económicas del valle.

Los “anti” están desesperados y se contradicen, afirmando, por un lado, “mina no” y por otro lado afirman que la mina del desierto es de oro y no de cobre, para promover son ello la presencia de minería ilegal, la cual aparecería desparramando mercurio por doquier para contaminar, no encontrar oro, sino cobre y, finalmente, marcharse dejando el valle contaminado.

Mientras que, si viene la minera formal, la que paga impuestos y contribuye al desarrollo local dicen que no.  Pero si vienen los informales se callan la boca. ¡Qué raro! ¿No? Por ello, a los “anti” no se les puede creer nada y hay que rechazarlos, estos personajes también son “anti verdad”.

Si quieren desfilar, que lo hagan, pero eso sí, sin el apoyo de las autoridades, porque, si algún alcalde los apoya con fondos municipales, podrían verse en serios problemas legales, pues el dinero del pueblo no se puede usar con fines proselitistas.

Aunque el alcalde, Julio Cornejo, no parezca saberlo, los colegios del valle de Tambo fueron fumigados gracias a Tía María y sus aportes por el bienestar social que, a diferencia de las acciones ediles de Cornejo, estos son transparentes y generan mejores condiciones de vida para los ciudadanos.

Los intereses del alcalde Cornejo parecen estar más acomodados a la expansión de su causa política y promoción de las actividades de los “anti”, aunque esto signifique darse un tiro en el pie, porque, sin minería el alcalde no tendrá recursos para sus grandes obras prometidas y, al terminar su gestión, todo será igual o peor que al empezar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook