Claro está en el Escudo Nacional

Un factor común en los “anti” es su fragilidad por la mentira. Al no poder argumentar lógica y ordenadamente de acuerdo con premisas verdaderas, optan por mentir. Por ejemplo, Marilú Marroquín afirma que en Ilo hay atraso y que no hay valle; sin embargo, el pueblo sabe que eso no es cierto porque muchos han ido a trabajar a Ilo, a la ampliación de las operaciones de la minera, a construir las plantas de procesamiento de pescado, la planta de generación de energía o la instalación de las plantas de energía solar en Moquegua.

Los que fueron a Moquegua por trabajo, regresaron porque guardan la esperanza de que el valle de Tambo progrese, que sea grande, que se convierta en un valle agroexportador, que la educación de nuestros hijos también ocupe los primeros lugares.

Los activistas “anti” no conocen la palabra “progreso”, nunca la aplican en sus discursos y, lamentablemente, muchas veces usan mentiras, como cuando hablan de la falsa oposición entre agricultura y minería, cuando en el Perú ambas actividades han coexistido por siglos, conviviendo en armonía y es gracias a la minería que el Perú siempre brilló, porque es con la ella que se podrá financiar las obras de infraestructura necesarias para que la agricultura y otras actividades progresen.

En sus discursos políticos todo vale, como demuestran los “anti” con el uso que hacen de la memoria de quienes murieron cuando hubo actos violentos allá en 2011 y 2015. Siguen alentando a la violencia, irresponsablemente, porque no les importa si se pierden más vidas. ¿Cuál es el mejor homenaje que se puede hacer a las víctimas? Que el valle progrese.

De los 52.000 pobladores de Islay, tan solo un centenar “apoyó” a los activistas “anti – todo” y, aún así, se sospecha que varios de esos pocos llevaban banderas a sueldo, es decir, recibieron dinero para marchar y, ante la necesidad, siempre se encuentra a quien es capaz de caminar con una bandera que, además, no representa al valle, la provincia, la región y, menos aún, al país.

Señores que se oponen a la minería, solo una cosa, miren el Escudo Nacional, analícenlo, entiéndanlo y no sigan ignorándolo con sus discursos reductivos de lo que es y ha sido nuestra patria por siglos. Déjennos en paz siendo libres para optar por un destino distinto al que ustedes han impuesto por décadas, déjennos optar por el desarrollo, la paz y el bienestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook