Banderines y lentejas: un negocio redondo

Dirigentes anti-mineros extorisionaban a las empresas cobrándoles algunas “lentejas”, por ello se les llamó “lentejeros”. Dado que, al parecer, este negocio no les está funcionando ahora algunos dirigentes habrían empezado a exigir financiamiento directo a sus misteriosos aportantes para hacer miles de banderines en sus eventos de protesta; sin embargo, hacen unos cuantos y con el excedente del dinero no usado para este fin se llenan los bolsillos.

La producción de banderines es parte del “negocio de la protesta” en el que trabaja el activista Miguel Meza Igme y que, además, estaría buscando “la suya” consiguiendo los banderines con un sobre costo. La creatividad parece no tener límites.

Cuando los extorsionadores no tienen suerte con las lentejas buscan nuevos métodos y víctimas. Ahora sucede que ellos dicen que la empresa privada, cuando hace algún aporte público y transparente para bien de la comunidad, está comprando las conciencias de las autoridades y de los vecinos.

Hace tan solo 3 meses que estas autoridades fueron electas y ya los quieren desacreditar. Pero, lo peor de todo es la sinvergüencería de quienes habiendo solicitado lentejas para su propio beneficio, hoy acusan a las autoridades, buscando intimidarlas para que aporten lentejas para sus bolsillos. Estos señores deben ser evidenciados y enjuiciados. Además, entre estos lentejeros hay quienes perdieron en las elecciones democráticas del 2018, como aquel personaje que fue candidato a consejero regional, a quien los mismos pobladores del valle de Tambo le dimos una patada en las ánforas.

Festival del Hincha

Ha llamado la atención la oposición del alcalde de Cocachacra, Julio Cornejo, a la realización del Festival del Hincha, espacio de compartir sano al que acuden miles de ciudadanos para alentar a nuestra Selección. Nos preguntamos ¿por qué oponerse a la organización del Festival del Hincha? ¿acaso el alcalde Cornejo no sabe que mientras más se difunden los éxitos deportivos surgen jóvenes valores que quieren emular a los jugadores.

Este tipo de evento promueve la unidad familiar, vida sana y pensamientos limpios. Queremos ver en el valle de Tambo una juventud estudiosa, trabajadora, deportista, sana y no una juventud que se embriague y drogue. Señor alcalde, con todo respeto, tiene usted la obligación como autoridad, además de la obligación moral, de respaldar el Festival del Hincha.

Señor alcalde, apoye el deporte y concentre sus esfuerzos no en hacerle caso a lentejeros sino en cosas tan importantes como la solución de los problemas hídricos por los que atraviezan sus ciudadanos y que dificultan sus labores agrícolas. No deje que pasen más años sin dar una solución definitiva a estos problemas y aproveche las riquezas que hay en el desierto que, a través de Tía María, pueden explotarse y permitir tener los recursos necesarios para construir represas e infraestructura de calidad para mejorar la agricultura y dar bienestar a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook