Asesinos del futuro

Aunque dicen que “el pez por la boca muere”, y es cierto, en el valle de Tambo “por la boca del pez el futuro muere” y este pez que pulula en nuestra tierra y contamina nuestras mentes es cultivado por diversos actores, como los hermanos Del Carpio, en el mar de una ideología socialista amorfa y radical.

Estos peces que contaminan nuestras aguas y que envenenan nuestro futuro rechazan la inversión privada que podría generar cambios radicales en nuestras tierras, cuyos frutos son muy limitados y se producen con grandes dificultades porque se necesita tecnología y agua.

Una de las falsedades de estos hermanos Del Carpio, que no requiere mucha experiencia para exponerse, es el carácter político de sus actividades en el sur peruano, lo cual se tiñe de un fantasmal color rojo de sangre pues uno de ellos ya estuvo detenido por sus actividades terroristas, aquellas que cargadas de violencia, destriparon el cuerpo de la Nación.

A este tipo de personajes, amantes de su propio parecer e ideología, les apetece servirse del trabajo de los demás para lograr sus metas; por ello, promueven la violencia en el valle para detener la inversión minera, sin que realmente les interese defender la bandera que llevan puesta, la del medioambiente, la generación de puestos de trabajo o acabar con la pobreza.

Por el contrario, como ha mostrado la historia, que no miente, este tipo de ideología ha destrozado a una nación tan grande y rica como Venezuela, donde todo empezó bajo el mismo método de agudizar las diferencias sociales y las contradicciones para volver a generar las condiciones de violencia en las que estuvieron envueltos en los años 80 muchos de sus camaradas.

Para lograr sus metas mienten una y otra vez, dicen medias verdades -que en son mentiras-, manipulan, prometen el cielo en la tierra y cuanta cosa sea necesaria, porque para ellos el fin sí justifica los medios y, por lo tanto, no hay moral que valga. Recordemos a los “lentejeros”, traidores de sus causas.

Si no lo sabes, es muy fácil saber que las operaciones de la planta de lixiviación de Southern Peru no produce relaves, que tampoco se producen humos ni lluvias ácidas, ni que se contaminará el agua del río o que se dejará sin agua a los agricultures.

Estas personas extremistas y sus camaradas no tienen reparo en mentir porque no lo que buscan es lograr el poder y con este en sus manos ya nadie podrá defender verdad alguna, porque su voz será callada. Sino veamos cómo ahora a quienes no se quieren sumir a las marchas los tratan de obligar y les pintan las paredes, amenazan y amedrentan de diversas maneras. ¿Cómo sería si esos personajes tuvieran el poder político?

Es obvio que para el desarrollo se requiere inversión; sin embargo, estos caraduras reaccionarios que manifiestan ignorancia e intolerancia, rechazan la inversión y acusan a quienes la buscan de ser “pro mineros”. Para estos solo son líderes válidos los que rechazan la minería a toda costa. No les interesa las propuestas, no buscan desarrollo, solo quieren que la minería no se realice, sin explicación que sustente esta postura. Esta es la postura del fanático.

Entre tanta mentira que se le dice al pueblo está aquella que sostiene que quien debe dar trabajo al valle de Tambo es el Estado y eso es FALSO, la misión del Estado no es mantener a los ciudadanos sino garantizar que puedan tener oportunidades, permitir que quienes pasan por situaciones de necesidad tengan lo básico para subsistir, que ten cuidados de salud, educación, etc. Pero, ¿dar trabajo? Es un rol que cumple tanto el Estado -en los puestos que requiere- como el sector privado y, particularmente, en el valle priman necesidades laborales que deben ser cubiertas por el sector privado.

Consideremos que un proyecto de inversión de gran envergadura y cuya duración temporal sea prolongada permitirá que muchísimos pobladores del valle tengan trabajo directa o indirectamente vinculado al proyecto en mención, como sucederá con Tía María.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook