Algunas consecuencias del dogmatismo ideológico

1. La colocación de la primera piedra de los centros hospitalarios de Cocachacra y de Alto Inclán en Mollendo parece generar cierta confusión, es más, algunos consideran que es algo negativo. Reflexionemos al respecto, ¿el país es solo del Estado?, ¿el país es solo de la burocracia?, ¿el país es sólo de los privados? ¡No! El Perú es de todos los peruanos y, por consiguiente, la responsabilidad de su desarrollo, de la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, de su progreso y de su bienestar es tarea de ¡todos!, de los ciudadanos, de los privados, de la burocracia y de las autoridades. ¿Es tan difícil comprender que el Estado obtiene recursos del sector privado y que es lógico que el sector privado colabore, en la medida de sus posibilidades, para que haya le mejor administración de esos recursos? ¿Acaso es malo que el sector privado colabore para cerrar el déficit de atención y cuidado de la salud? No señores, no damas y caballeros, aquí lo que hay es un dogmatismo ideológico, aquí hay politización de quienes quieren ver al valle de Tambo empobrecido, sin mejora de la calidad de la educación ni de la salud. El Estado también es responsabilidad de todos. ¿Qué es lo que sucede? Que el Estado, sea por sus normas administrativas internas, complejas, que ciertamente tiene que cumplir con un control estricto, aunque muchas veces nos defrauda, es lento, se toma mucho más tiempo que el sector privado, eso lo hace poco eficaz y sus servicios se convierten, en algunos casos, en ineficientes. Entonces, si una empresa privada, sea cual fuere, en este caso la minera Tía María, asume el costo de los expedientes técnicos de ambos centros hospitalarios, ¡qué bueno!, ¡qué bueno! Les repito. Qué bueno que antes de iniciar sus trabajos para el desarrollo de su mina en el desierto estén dispuestos a colaborar con el Estado, pero principalmente, con la salud de los pobladores de Cocachacra, el valle de Tambo y toda la provincia de Islay a través del Nuevo Hospital de Alto Inclán en Mollendo. Y, ojo, que varios millones de soles deben haber costado esos estudios, algunos me indican que están por encima de los 5 millones, ya los sabremos con precisión. El costo se debe a que los hacen especialistas en construcción de hospitales o ¿algún criticón es capaz de hacerlos? Aquí hay que reconocer las buenas acciones y no solo estamos para criticar por criticar. Bienvenida Tía María con estas buenas acciones, a cuidar todos la salud.

2. Otra vez Marilú, ahora critica que se haya iniciado la limpieza de los túneles y canales por donde pasa el agua, dice que se cortará el servicio. O sea, quiere Marilú que los canales y los túneles de conducción del agua estén sucios, sin limpiar. ¿Con esas ideas querías ser alcaldesa? Imagínense la cantidad de enfermos con males gastrointestinales porque doña Marilú quería mantener sucios los canales de agua para no cortar el servicio durante su limpieza. Escucha Marilú, en todas partes del mundo se corta el servicio de agua por horas para realizar limpieza de los canales de distribución de agua. Sino las epidemias ocasionarían miles y millones de muertos. Menos mal que el pueblo no te confió la alcaldía, pero ahora se lamenta de haberte confiado la Junta. ¿Con qué agua lavarán algunos pollos? Upps, mejor no sigamos.

3. Me pasan la información de que una pobladora ha dicho en algún medio de comunicación que la mina se está llevando el agua y por eso las aves están volando hacia otro lado. Por favor, ¡ya basta de mentiras!, sabemos que se trata de los anti todo, de los anti mina, de los anti progreso y desarrollo, eso ya lo sabemos, pero ahora decir que las aves se están yendo por una mina que aún no opera, que tampoco toma agua de los santuarios. Eso ya es el colmo de la mentira. Tía María va a emplear agua de mar desalinizada, no empleará agua superficial del río Tambo. No nos dejemos engañar. Recuerden, los inventores de estas fantasías decían que si no entra la mina tendríamos una represa. ¿Dónde está pues? Yo no la veo, ¿ustedes la ven? Todo este rollo de las aves no es más que otra mentira. Por favor, dedíquense a trabajar, pero en serio.

4. “Articular el Desarrollo” fue el nombre de la conferencia que ofreció Guillermo Vidalón, funcionario de Southern. Durante su presentación manifestó que cuando se quiere alcanzar un nivel de desarrollo capaz de generar calidad de vida entre los pobladores, lo que se suele hacer es identificar cuáles son los problemas, priorizarlos y, por otro lado, analizar cuáles son las fortalezas de que se dispone para ponerlas a trabajar y encender los motores que hagan posible alcanzar aquello que anhelamos. Es evidente que en el valle tenemos problemas productivos y sociales, como pérdida de agua porque la infraestructura hídrica se encuentra dañada por los años, hay filtraciones y el agua se pierde en el camino, eso hace que el agua sea insuficiente para todos los agricultores. Otro problema es que el agua depende de la estacionalidad de las lluvias y para obtener mejores cosechas se requiere disponer de agua suficiente en el período que las plantas lo necesitan. Entonces, preguntó a los asistentes, ¿tenemos recursos suficientes como para llevar a cabo las obras que necesitamos? No, respondió. ¿Tenemos una gran potencialidad en el desierto? Sí, entonces, ¿por qué no ponerlo en valor?, por temas ideológicos, por aspiraciones políticas de algunos. No. Mencionó que hicieron un estudio de cuánto dinero hubiese recibido Cocachacra si Tía María hubiese iniciado su operación en 2010, se estima que S/240 millones de soles, suficiente dinero para mejorar los canales, construir pozos, una represa, mejorar los sistemas de potabilización de agua y saneamiento, salud y educación. El distanciarnos ha tenido un resultado perjudicial para todos. Es tiempo de acercarnos y ver el futuro con mayor optimismo. ¡Confiemos!,-culminó-. Efectivamente, es tiempo de empezar a unirnos para sumar en lugar de restar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook