Pobreza multidimensional, ¿problema para Islay?

En una reciente publicación de la Organización de Naciones Unidas, se dieron a conocer los resultados sobre la pobreza multidimensional a nivel mundial. Para el caso de Perú no se tienen resultados muy alentadores, principalmente, porque se da a conocer la cruda realidad de la pobreza rural que, según este indicador, está en 32,7%, y, en algunos departamentos como Loreto, tenemos 40% de pobreza. ¡Increíble!

¿Por qué se tiene un resultado tan dispar con respecto a la pobreza que usualmente nos venden?

Esto se debe a que estamos mirando solo una parte del problema de pobreza cuando la medimos por ingresos. Por ejemplo, qué pasa si, a pesar de tener estos ingresos por encima de la línea mínima de pobreza establecida, una familia no tiene acceso a servicio de agua 24 horas, o sus hijos están mal alimentado o, peor, desnutridos. Estas deficiencias en la medición tratan de resolver el indicador de pobreza multidimensional que añade temas como: nutrición y mortalidad infantil, asistencia escolar, tipo de combustible para cocinar, acceso a saneamiento y agua potable, electricidad, tipo de vivienda, etc.

¿Por qué esto importa para Islay?

Esta medición es importante para Islay porque los indicadores vinculados netamente al bienestar multidimensional se han mantenido estancados, tal como la anemia infantil que alcanza aproximadamente a más del 35% de niños de 0 a 5 años de nuestra provincia.

Asimismo, cerca de casi el 20% de la población aún carece de abastecimiento de agua en su vivienda, ya que aún la obtienen de pozos, camiones cisterna o ríos cercanos; y 11% aún no tiene sistema de alumbrado público. ¿Es posible esto en una provincia con tanto potencial como Islay?

La respuesta es no. Es imprescindible contrarrestar esta pobreza estructural de las familias isleñas con un programa real de desarrollo socioeconómico, con una inversión fuerte en infraestructura de saneamiento, educación y salud, con un compromiso fuerte del gobierno local provincial de apostar por la inversión tanto pública como privada. Es hora de salir de la zona de confort del subdesarrollo.

Fuente: Elaboración propia- Cámara de Comercio de Lima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook