Vamos a estar bien

El aislamiento domiciliario es la mejor alternativa para detener el avance del coronavirus, a pesar que ello nos puede causar ansiedad, incertidumbre, miedo y otras emociones negativas que nos impiden transmitir la calma que debemos brindar, en especial a los menores que están a nuestro cuidado. Tras controlar nuestras emociones, ¿qué hacer? Aquí unas recomendaciones.

  • Explicar a los niños la razón de la medida sanitaria adoptada por las autoridades y por qué debemos cumplirla, manteniendo una actitud positiva y reconociendo sus emociones.
  • Establecer un horario para estudiar y para las actividades de ocio, en las que se debe estimular su creatividad y compartir tiempo con ellos.
  • Recordemos que los adultos somos el ejemplo de los niños, estar demasiado ensimismados en las noticias puede causar alarma y preocupación en los más chicos.
  • Aprovechar este tiempo para conocer los hábitos y costumbres que nuestros hijos han adoptado sin que nos demos cuenta. Fomentar la autorregulación.
  • Regular el uso de los teléfonos móviles y la PC, ya que su uso excesivo reduce sus habilidades sociales, las relaciones interpersonales y su nivel de inteligencia emocional. Recordar que estos artefactos tienen una finalidad que no está relacionado con el ocio necesariamente.

Constantemente nos recuerdan que este tiempo en familia debe ser visto como una oportunidad. Es momento de aplicarlo, difundiendo de manera espontánea los valores que queremos heredar a nuestros hijos. No se trata de moralizar, más si de promover la tolerancia, paciencia, respeto y recordarles que combatir el COVID-1 es una responsabilidad compartida.

Sigamos manteniendo la calma y confianza en las medidas recomendadas por las autoridades. Vienen tiempos difíciles, pero sabremos salir adelante y vamos a estar bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook