Una convivencia pacífica para el desarrollo

Worker examining stones on conveyor belt --- Image by © Monty Rakusen/cultura/Corbis

A propósito de los talleres virtuales sobre Agrominería que diferentes universidades del país vienen promoviendo, el presidente de la Comisión Agraria de la Cámara de Comercio e Industria de Arequipa (CCIA), Daniel Lozada, opinó que la convivencia pacífica entre la agricultura y la minería es el camino más eficiente hacia el desarrollo.

Lozada indicó que ejemplos de que la convivencia entre las dos actividades económicas es posible y causan un efecto positivo, los encontramos en Ilo e Ite, ciudades que están en crecimiento y desarrollo, pues la minería genera los recursos que necesita la agricultura para construir represas, canales, mejorar los sistemas de riego y, finalmente, obtener un producto agrícola de alta calidad, competitivo y exportable.

Debemos tomar en cuenta que para que los impuestos que pagan la minería cumplan su objetivo, que es mejorar los servicios de salud, educación, infraestructura y tecnología, se necesita que los Gobiernos Regionales realicen una limpia gestión de recursos, algo que en Arequipa no se ha logrado. “El Gobierno Regional no ha derivado los recursos a favor de la población, no ha hecho le necesario” manifestó el presidente de la comisión agraria de la CCIA.

Esas carencia han salido a la luz en la crisis sanitaria que actualmente atravesamos, pues las postas no cuentan con la infraestructura adecuada, lo que evidencia la falta de responsabilidad en el uso de los recursos que ingresan a la región. Para revertir esta situación se necesitan organizaciones populares que exijan que se invierta bien el dinero de las localidades. Organizaciones populares que apuesten por el desarrollo, no que lo impidan.

Solo con la articulación del agro y la minería, actividades que pueden caminar de la mano, lograremos un efecto positivo que genere riqueza, oportunidades laborales y una mejor educación para nuestros hijos. Lozada cuenta que para que ello suceda se necesita un cambio, que puede suscitar temor, pero superándolo reportaremos riqueza en el Valle de Tambo

Ya hemos comprobado que en medio de la desunión, enfrentándonos y tirando piedras nadie ha ganado. Es momento de progresar sumando esfuerzos y con una mentalidad receptiva que ponga en primer lugar el bienestar de toda la provincia de Islay. Es momento de dar un paso adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook