Un llamado al odio

El Gobernador de Arequipa, Elmer Cáceres Llica, llegó hoy al distrito de La Joya e hizo una real apología al odio. Tratando de librarse de los reclamos de pobladores del distrito a quienes prometió servicios de agua y desagüe, y hasta ahora no los reciben, el Gobernador señaló que entre pobladores no se puede luchar. “La lucha es contra los gringos” manifestó.

Estas seis palabras connotan odio y también racismo. Comúnmente pensamos que cholo, serrano, costeño, indio o negro son expresiones racistas. Pero en realidad el racismo encierra la creencia y necesidad de mantener a una raza aislada o separada del resto dentro de una comunidad, sin importar si son mestizos, arios o afroperuanos.

¿Los “gringos” son los que inauguraron en junio la planta de agua potable, que beneficiaría a los habitantes de 19 pueblos jóvenes del distrito de La Joya, y que hasta ahora no funciona?, ¿los “gringos” son los que prometieron ir 3 veces al distrito y nunca llegaron?, ¿los “gringos” llegaron en cuestionable estado de ebriedad a La Joya?

Sin importar nuestro color, todos somos de una sola raza, la humana y por lo tanto merecemos respeto. Ese mismo respeto que le exigió a Cáceres Llica un poblador de La Joya, justo antes de que este le increpara y le preguntara “¿quién te paga?”, cuando este señor solo le manifestaba la molestia del pueblo que se ha levantado en su contra.

La lucha racial que nombró Cáceres Llica al llegar a La Joya deja en evidencia su pobre manejo de crisis. El conflicto social que vive la región entera, no es una guerra entre mestizos y blancos, ni entre peruanos y extranjeros, es el resultado de condicionar el diálogo e impedirlo a toda costa, de cerrarle la puerta a la negociación, de buscar intereses personales y olvidarse de lo que realmente necesita ese pueblo que lo llevó al poder del que ahora abusa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook