Un campeón que se las trae

Con disciplina, esfuerzo y apoyo de la empresa minera, Deportivo Llacuabamba alzó la ansiada Copa Perú 2019 y consiguió, inmediatamente, un cupo a la Liga 1 Movistar. Esta victoria es solo el primer paso del equipo de La Libertad. Ahora ellos quieren demostrar que no son un equipo ascensorista y medirse de igual a igual con equipos nacionales de gran trayectoria y seguidores, como Alianza Lima, Universitario de Deportes o Sporting Cristal.

Deportivo Llacuabamba, equipo que cuenta con la dirección técnica de Roberto Carlos Tristán, sueña en grande, y su próximo objetivo es jugar en la Copa Libertadores, promesa hecha por el presidente de la comunidad campesina de Parcoy, cuna del equipo, Hernán Saavedra, “Si el oro no baja, podemos llegar a jugar la Copa Libertadores”. Y es que el apoyo que la inversión minera ha dado no solo al equipo, sino a toda la comunidad es innegable.

La Minera Aurífera Retamás SA (MARSA) trabaja de la mano con la comunidad de Llacuabamba desde que inició sus operaciones, tomando al respeto y al diálogo permanente y transparente como los pilares de la relación entablada con ellos. El apoyo al nuevo equipo de la Liga 1 Movistar, se relaciona con su objetivo de mejorar los índices de salud y educación en las zonas aledañas a su centro de operaciones.

Desde marzo del 2011, en que nació Deportivo Llacuabamba, MARSA apostó por ellos, que demostraron tener todas las aptitudes para desempeñarse exitosamente en el llamado “fútbol macho”. Y no los decepcionaron, ni decepcionaron al distrito de Parcoy que hoy celebra la llegada de la Copa Perú, alzada por los 27 integrantes de su equipo. Bastaron ocho años para demostrar de lo que están hechos. Ahora van por más.

El triunfo de Deportivo Llacuabamba, nos remite a los días en que alentábamos con todo el aire que contenían nuestros pulmones a Nacional FBC, el club deportivo de Mollendo, que contaba con el apoyo de la empresa minera, pero también con muchos detractores que dudaban de la alianza, que satanizaban esa colaboración, que se lamentaron cuando Nacional FBC salió de la competencia.

Lo mismo puede pasar ahora. Un sector de la población de Islay rechaza la minería, y el desarrollo y las oportunidades de empleo que trae de la mano, le hace la guerra a quien ose decir que está a favor de la inversión minera y no se detienen un minuto a pensar en los programas de desarrollo y beneficios que ya está brindando la minería al Valle de Tambo. Con un poco de voluntad y un diálogo sensato, toda la provincia de Islay podrá mejorar su calidad de vida y lograr lo que tanto busca, trabajo, paz y volver a gritar los goles de Nacional FBC que supo regalarnos la ilusión más bonita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook