Un cambio social no muy lejano

La segunda parte del año inició con una lamentable noticia para el futuro del Perú, porque, según los datos recogidos por el Instituto Nacional de Estadística e Informática, nuestra hermana región de Puno tiene los más altos índices de anemia en niños y niñas de 6 a 35 meses. Como se sabe, la anemia es una enfermedad que se origina por la falta de consumo de alimentos ricos en hierro, como la carne, frutas y leche.

Esta noticia desalentadora, contrastó con el descubrimiento del yacimiento de litio más grande del mundo ubicado, precisamente en Puno; el cual, podría cambiar radicalmente la realidad en la que viven los peruanos de esa región. La explotación de este mineral que es, actualmente, muy demandado en las fabricas del mundo, llenará de recursos las arcas del gobierno regional de Puno para la ejecución de obras y programas que beneficiaran a los puneños.

Lamentablemente, la anemia también ataca al valle de Tambo. Por ejemplo, en Cocachacra y Punta de Bombón más del 35% de niños y niñas sufren de esta enfermedad. Felizmente, al igual que en Puno, en la provincia se avizoran nuevos y buenos aires que podrían transformar totalmente la realidad del valle de Tambo y de todo Islay, gracias a la explotación de nuestra riqueza que nos regaló la naturaleza; la cual se encuentra en el desierto de Cocachacra.

Ahora, la coyuntura electoral, pone en nuestras manos la oportunidad de escoger el futuro de nuestros hijos. De nosotros depende elegir a una autoridad que sepa administrar los recursos que el Estado destina a las municipalidades. A nosotros nos corresponde elegir a la persona más idónea que sepa identificar las necesidades de los isleños, para que pueda solucionarlo en el más corto plazo. Si no identificamos estas cualidades en un candidato, no debemos permitir que se haga cargo de nuestro futuro y el de nuestros hijos.

¿Por qué es importante elegir bien? Los programas que acabarán con la anemia y otras enfermedades necesitan financiamiento. Los talleres para orientar a las madres cuál es la mejor forma de alimentar a sus hijos no son gratis. Por eso, es necesario identificar al candidato que gestione y saque el máximo provecho a las riquezas de Islay. El Estado no se da abasto para solucionar estos problemas de los peruanos, porque si lo pudiera hacer, no hubiese permitido que los niños del valle sufrieran de anemia.

En la provincia hay mucho trabajo por hacer. Es de suma urgencia que los ganaderos y agricultores mejoren y aumenten su producción para que alimenten a los niños isleños. Si seguimos siendo las ovejas que son guiadas por la mediocridad y el conformismo, en los próximos años estaremos encabezando los índices provinciales de anemia, mientras que Puno estará pensando qué más hacer con el dinero que le dejó la explotación responsable del litio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook