Sin lugar a duda

Delito es delito y se debe sancionar y pagar. Esto fue expresado por José Calderón, Director de AgroNegocios Perú, en relación a los hechos que vinculan al secretario general de la Federación Departamental de Trabajadores del Perú, José Luis Chapa Díaz, con la organización delincuencial “El Ladrillo Sindical del Sur”, la que se dedicaba a cobrar cupos y extorsionar a empresarios del rubro construcción.

El director de AgroNegocios indicó también que existe una clara relación entre el accionar de la banda criminal y el cobro de cupos que se realizaba en el marco de las protestas contra el proyecto minero Tía María. “No tengo la menor duda que hacen lo mismo” manifestó, sustentando que muchos de los dirigentes huelguistas llevan mucho tiempo “defendiendo” los intereses de la población, y no se sabe qué hacen o en qué trabajan.

Tomando en cuenta esto, no le falta razón a quienes señalan que el pago que realizaban transportistas para transitar sin problema no era solidaridad con las protestas, sino solidaridad con el bolsillo de los dirigentes. Calderón también notó que el accionar violento de la banda presuntamente liderada por Chapa, coincide con la actitud del dirigente al desarrollar sus reclamos.

Por otro lado, el director de AgroNegocios manifestó que “es lamentable que el sindicalismo se haya vuelto una especie de empresa dedicada al cupo, cuando lo que se requiere son hombres que trabajen por todos”. Es verdad que los trabajadores de construcción civil necesitan laborar, pero eso no justifica la violencia, ni los cobros indebidos con los que se beneficiaban los líderes de “El Ladrillo Sindical del Sur”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook