Sector privado frente a la pandemia

La crisis sanitaria que actualmente vivimos por el creciente número de contagiados con COVID-19 ha puesto al descubierto tanto la crítica situación de nuestro enclenque sistema de salud y la mala gestión del Gobierno Regional, ambos secretos a voces en Arequipa, por  lo que la pandemia solo lo ha descubierto frente al resto del país.

Entre la falta de responsabilidad e interés y la burocracia, la población de toda la región se vio librando la lucha contra el coronavirus sin autoridades encabezándola. Fue en ese contexto que nacieron iniciativas de la sociedad civil, como el Comité Cívico de Lucha contra el COVID-19, y también cobró relevancia el apoyo de la empresa privada.

Sin las donaciones provenientes de las empresas privadas nacidas en Arequipa y las mineras que ubican aquí sus proyectos y zonas de influencia, la situación hubiese pasado de la calamidad al caos sin remedio y sin esperanzas. Entre la angustiante información noticias que recibimos a diario, aparecen noticias que hablan de una donación, una campaña, una construcción, y detrás de ella escuchamos el nombre una o muchas empresas.

Desde mascarillas, gel antibacterial, hasta donaciones semanales de 30 mil litros de oxígeno, pasando por canasta de víveres, protectores faciales, medicamentos, instrumental médico y hasta plantas de oxígeno medicinal, el sector privado empresarial ha sido esencial para sentir que no estamos solos defendiendo nuestra salud y la de nuestras familias.

Mientras los enemigos de la inversión privada no se cansan de buscar cinco pies al gato y critican cada proyecto emprendido a favor de la salud, el sector empresarial  se las ha ingeniado para superar la recesión económica, que naturalmente les afecta, y sumar esfuerzos, porque solo articulando acciones, entre Estado, sociedad civil y empresa podremos salir adelante.

Recordamos, además, que la ayuda no se limitado y las provincias de Arequipa, entre ellas Islay se han visto beneficiadas con campañas de salud y jornadas de desinfección de espacios públicos, además de estrategias para fortalecer el lavado de manos, el uso de la mascarilla y el distanciamiento social. Detendremos en contagio del COVID-19 con recursos, pero sobre todo, con responsabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook