Responsabilidad es la clave

(Publicado el 17 de marzo del 2020)

El último 16 de marzo entraron en vigencia las medidas dictadas por el Gobierno Central para detener el avance del coronavirus COVID-19. A pesar de que el tema involucra la salud de todos, y por lo tanto todos deberíamos cumplir las normas, la población de Mollendo obedeció parcialmente, por lo que la Policía Nacional del Perú y la Marina de Guerra, fuerzas del orden que resguardan el distrito, desarrollaron un operativo para que comercios cerraran sus puertas y gente que se encontraban en espacios públicos vuelva a su casa.

Si bien la Municipalidad Provincial de Islay y las Municipalidades de los distritos de la provincia emitieron comunicados señalando que suspenderían la atención a los ciudadanos, algunas figuras políticas cuestionaron el estado de emergencia, demostrando su falta de conocimiento de la realidad y valiéndose de la coyuntura para reaparecer en escena y confundir a la población.

Ese es el caso del exalcalde de Punta de Bombón, José Miguel Ramos Carrera, investigado por actos de corrupción y presuntos abusos sexuales, quien reclamó que el dinero invertido en material informativo sobre el COVID-19, debería darse para el avance en la construcción de obras de infraestructura, a pesar de que el estado de emergencia dispone que se suspendan las actividades que no estén vinculadas a los servicios básicos.

Peor todavía, exigió al actual alcalde de Punta de Bombón, Raúl Rodríguez Torres, que presente los balances de las ganancias obtenidas durante el verano, violando abiertamente las medidas de emergencia. Es decir, Ramos Carrera no sabe dónde está parado, y para colmo cuestiona a las autoridades que respaldan las medidas adoptadas para hacer frente a la Alerta Nacional de Salud.

No hay lugar para reclamos, es el momento de actuar, o mejor dicho de no hacer nada que implique salir de casa y de comprometernos porque detener el avance del coronavirus, más que un tema de salud, es un tema de respeto y de responsabilidad.

Responsabilidad de las autoridades que deben dar el ejemplo y garantizar la limpieza y seguridad en las calles. Responsabilidad de los medios de comunicación de difundir información comprobada para brindar la calma que la población debe mantener. Responsabilidad de los comerciantes que no ofrecen productos básicos, las empresas grandes, medianas o pequeñas deben pensar primero en la integridad de sus colaboradores.

Y también es responsabilidad de cada uno de nosotros. Quedarnos en casa, lavarnos las manos tantas veces como sea necesario, proteger a los niños y adultos mayores, no llamar a la línea de emergencia a menos de que sea necesario, no comprar en exceso para evitar la escasez y el alza de precios.  Tranquilidad, sentido común y responsabilidad son las bases para superar esta crisis. En nuestras manos está, y es tan sencillo como dar un paso atrás y cerrar la puerta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook