Recuperemos la grandeza de Mollendo

La juventud mollendina tiene el desafío de hacer de su tierra un mejor lugar para vivir, involucrándose en las decisiones que permitan cambiar el rumbo hacia el progreso.

El nuevo presidente, Emilio Alemán, y el vicepresidente, Esteban Gutierrez, de club Mollendo, comparten algunas ideas sobre el pasado, presente y futuro de su natal Mollendo.

Los recuerdos y las emociones se entrelazan, al punto de hacerse inseparables. La memoria evoca los valores de la amistad y camaradería del buen vecino y compañero, de quien salía y llamaba tío a quien compartía el gran destino de habitar ese suelo, viviendo en armonía con todos, derrochando simpatía y altivo orgullo por su tierra.

Sin embargo, aunque la ciudad haya seguido creciendo, Emilio siente que los mollendinos ya no se hacen sentir, que requieren ser motivados, para destacar en la sociedad como antes lo hacían, en el deporte, por ejemplo.

¿Qué le faltaría a Mollendo? Emilio y Estaban concuerdan en que se necesita una universidad e institutos para estudiar cosas prácticas, que se vinculen con el desarrollo de Mollendo, cosas que estén de acuerdo con las necesidades de la provincia, como Ingeniería agropecuaria, minera y pesquera.

Para ambos, para poder llevar a cabo la recuperación de la grandeza de Mollendo, se necesita urgente la inversión. Emilio respeta la opinión de las personas, pero debe tenerse en cuenta que se requiere trabajar con equilibrio ecológico, económico y desarrollo; y si esto se logra con la minería, bienvenida sea.

Pensar en el futuro y en la juventud que requiere la oportunidad para trabajar. La inversión del Proyecto Minero Tía María sería un punto de partida para encontrar el desarrollo no solo en el valle de Tambo sino en toda la provincia y, por qué no, el sur del Perú. Esteban destaca que se trata de una oportunidad muy fuerte, pues es el descubrimiento de una gran porción de terreno cuprífero, a gran escala. Ilo ha despegado y se ha industrializado. Lo mismo puede pasar en Mollendo.

La enemistad no es algo natural de Mollendo y a ellos —Emilio y Esteban— les sorprenden los elementos negativos que hay ahora, que parece que surgen desde la influencia de factores externos ajemos a esta tierra.

Finalmente, los paisanos les piden a las nuevas autoridades que dejen de lado los colores políticos y se unan para permitir el desarrollo de Tía María, que logren invertir en educación con el canon que este proyecto daría y que se formen nuevas generaciones de jóvenes capacitados y con grandes oportunidades para que se queden en sus tierras y vivan prósperamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook