Protestas siguen golpeando al turismo

Las protestas contra el proyecto minero Tía María han afectado severamente al turismo en Arequipa, sobre todo a dos importantes atractivos turísticos: el monasterio de Santa Catalina y el valle de Colca. Los meses de julio, agosto y setiembre, considerados de temporada alta, han resultado adversos y la concurrencia ha disminuido notoriamente.

Javier Velarde Talleri, gerente de Promoción Turística del Sur, empresa a cargo de la operación del monasterio de Santa Catalina, el año empezó muy bien, ya que entre enero y abril del 2019 recibieron un 9% más de visitas, que las tomadas en el mismo periodo del 2018. Pero todo cambió en julio y agosto, meses de temporada alta.

En esos meses se solían recibir hasta mil visitantes por día y ahora solo se reciben a 750, siendo solo 16% de turistas extranjeros. Velarde Talleri manifestó “es importante proyectar siempre la imagen de una ciudad pacífica. Así cese la violencia, ya no vamos a recuperar lo perdido, el daño ya está hecho”.

En el caso del valle del Colca, durante agosto se recibieron poco más de 34 mil visitantes, 17% menos que los visitantes que llegaron en agosto del 2018. Así lo señaló Francisco Portugal Herrera, gerente de la Autoridad Autónoma del Colca – Autocolca, resaltando que la disminución se debió al bloqueo de las vías y movilizaciones violentas.

Las manifestaciones han perjudicado severamente la imagen de Islay, y con ella la de toda la región en el exterior, ahuyentando turistas e inversiones. Otra muestra de que el paro ha dejado más perdidas que ganancias, y los días siguen pasando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook