Para recuperarnos de la inminente caída

business, finances, people and money saving concept - close up of female hand putting euro coins into columns and growing chart

El director del Centro de Estudios de Economía y Empresa de la Universidad Católica San Pablo (UCSP), Gustavo Riesco Lind, advirtió que el Producto Bruto Interno (PBI) de Arequipa durante el 2020 registrará una caída de 14% en comparación a lo alcanzado el 2019. Esto se debe a la necesaria ampliación de la cuarentena, debido al incremento de casos positivos de COVID-19.

Al ampliarse el confinamiento, las empresas y negocios locales comprendidos en la fase 3 de la reactivación económica aún no pueden reanudar sus operaciones, corriendo muchas el riesgo de quebrar y por consiguiente que se incremente la tasa de desempleo en la región. Para evitarlo, muchas empresas han optado por cambiar de rubro y darle a su marca un valor agregado que calce con los requerimientos que demandan los usuarios actualmente.

Riesco Lind señala que si no se controla el contagio del COVID-19 y la cuarentena se extiende más todavía, la caída en el PBI será mucho mayor y la economía arequipeña, que se estima se recuperará en el 2022, no podrá mejorar ni en el 2023, por ello es esencial cumplir con lo establecido en los protocolos de bioseguridad. Solo superando el aislamiento domiciliario podemos garantizar el reinicio de labores y la reactivación económica.  

El sector público tiene la responsabilidad de priorizar la eficacia en la ejecución del gasto, destinando recursos a las inversiones correctas. Además, las autoridades deberán preparar un plan para enfrentar la precarización de las actividades económicas y el probable incremento del empleo informal, cuya situación crítica es una constante durante la actual emergencia sanitaria, contó el catedrático de la UCSP.

La tendencia al alza en la demanda de minerales plantea un escenario favorable para la recuperación de la minería. Arequipa, siendo una región históricamente minera, debe valerse de su potencial para recuperarse en un plazo corto, e incluso superar los niveles económicos alcanzados antes de la pandemia.

Promoviendo la minería formal, garantizamos la generación de puestos de empleo y recursos para la región. Más importante todavía, propiciando un buen clima social atraemos más inversiones lo que representa una mejor calidad de vida para nosotros y nuestros hijos que merecen heredar un Valle de Tambo próspero y con un desarrollo sostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook