Palabra de empresario

¿Cómo salir de la crisis económica generada por la emergencia sanitaria? Esa es la pregunta que nos hacemos de manera obligatoria y no encontramos respuestas cuando nos detenemos a observar que la tasa de desempleo crece paralelamente al número de contagiados por COVID-19. La angustia, la desesperación y la tristeza no son buenas consejeras.

Sin embargo, los empresarios privados tienen propuestas que nos permiten recobrar la esperanza, pues en Arequipa hay una serie de proyectos grandes que deben ponerse en marcha durante la tercera ola de la reactivación económica. Roque Benavides Ganoza, presidente del Directorio de Compañía Buenaventura, señala “el primer impacto positivo de las inversiones debe ser la generación de miles de puestos de trabajo formal”.

Definitivamente, no le falta razón, necesitamos trabajar para superar la actual depresión y no se puede negar que el sector minero es la columna vertebral de la economía del país, pues representa miles de soles en regalías, canon y demás impuestos y también una importante fuente de trabajo. Eso es lo que sucede con el proyecto minero Tía María.

La ejecución del mencionado proyecto minero representa tres mil puestos de trabajo solo en la etapa de construcción, además de 700 puestos de trabajo directos y tres mil 500 empleos indirectos durante la etapa de operación. Los más de 650 millones de toneladas métricas de cobre que se estima que producirá garantizan posicionar a nuestro país como el primer productor del mencionado mineral en el mundo.

Benavides Ganoza indica que el uso responsable del agua es un punto fundamental en el proyecto, y por su importancia debe observarse libre de posturas políticas o ideológicas. El compromiso de Tía María es construir una planta desalinizadora para utilizar agua de mar y no la del río Tambo. Por el contrario, el proyecto minero permitiría construir el reservorio Paltiture, dotando de agua al Valle de Tambo, potencia actividades como la agricultura y la ganadería.

Arequipa tiene otros proyectos mineros, viales y de salud en compás de espera, y en Islay, se espera que se reanuden las actividades para continuar con la construcción de la sede de la Universidad Nacional de San Agustín (UNSA) sede Mollendo, bajo la modalidad de Obras por Impuestos. Es decir, oportunidades hay y contamos con el apoyo de las empresas privadas que siguen apostando por el crecimiento del país, refirió el representante de Buenaventura.

Tenemos todo para salir adelante, solo nos fala voluntad para abrirle las puertas a la inversión privada, información para erradicar los miedos y constancia para seguir apostando por nuestro crecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook