Lo último que necesitamos

Lejos de apoyarnos en la reactivación económica y darle al país esa estabilidad que tanto necesitamos, el caos político paraliza importantes inversiones para las regiones que más lo necesitan, entre ellas Arequipa, afirmó el catedrático del departamento de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Católica San Pablo de Arequipa (UCSP), Jean Marco Villegas Álvarez.

En este momento, tanto el Gobierno Central, como el Regional,  deben invertir esfuerzos para apoyar a los trabajadores del día a día y a los microempresarios, que conforman los sectores más golpeados por la crisis económica generada por el COVID-19. Además, las microempresas representan un importante porcentaje del PBI.

Villegas Álvarez opinó que la actual crisis se debe a la ineficiencia de las autoridades. Algunas rechazan el aporte privado e impiden el desarrollo local. “Es importante el aporte del sector privado; sobre todo, el sector minero, por los problemas en Islay y Caylloma; hay que reconocer que existe una mayor contribución del PBI por parte de la minería en el Perú”.

Una minoría, que se vale del desconocimiento y la desinformación, no termina de comprender que la minería, es el sector que permitirá la reactivación de todos los sectores económicos, entre ellos, el agrícola, que necesita mejorar su infraestructura, mayor capacitación y asociatividad, para producir más y mejor. Hace décadas se sabe lo que el Valle de Tambo necesita, y nadie hace nada por alcanzarlo.

“Hay mucho por hacer y la población también debe estar informada, para tomar mejores decisiones y analizar cada uno de los aspectos negativos y positivos, y no solo dejarse influenciar por algunos intereses personales de un cierto grupo de individuos”, explicó el catedrático de la UCSP. Es justo ahora, cuando necesitamos pensar en el bienestar común.

El desorden, el caos, los enfrentamientos y el individualismo nos alejan del crecimiento, que de por si será lento. Necesitamos un diálogo claro y transparente, que debe partir de las autoridades, y replicarse en el ámbito local, para que la reactivación económica en Islay sea una realidad en un plazo corto. Todo parte de una buena voluntad, y eso es lo primero que necesitamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook