Las obras que necesita Cocachacra

Para que la reactivación económica, de la que tanto escuchamos hablar, sea una realidad, necesitamos un compromiso de todas las autoridades, tanto centrales, como regionales, provinciales y distritales. Son los gobiernos locales los que, mediante la ejecución de obras de gran envergadura brindarán trabajo a quienes han quedado desempleados a raíz de la emergencia sanitaria. Eso es lo que necesita el pueblo, trabajo.

Lamentablemente, no todos los distritos lo entienden así y la ejecución de obras de gran envergadura brillan por su ausencia, en perjuicio de las personas que esperan trabajar en ellas y de los vecinos que serán los beneficiarios finales de dichas construcciones. Esta es la situación que vive Cocachacra, el distrito de la provincia de Islay que ocupa el penúltimo puesto en ejecución presupuestal.

Juan Carlos Valencia, exsecretario de Construcción Civil de Islay señala que muchos obreros siguen desempleados, porque las grandes obras que deberían haberse iniciado o reanudado en Cocachacra siguen paralizadas, y sin novedades a la vista. Sus afirmaciones se confirman al revisar el portal de Transparencia Económica del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Allí, figura claramente que la Municipalidad Distrital de Cocachacra solo ha ejecutado el 31% de su presupuesto en los últimos 20 meses, es decir el mismo tiempo que Julio Cornejo lleva como alcalde de dicha jurisdicción. Lo peor es que la obras en las que se han invertido los 7 millones 517 mil 402 soles de los más de 24 millones de soles asignados, no son precisamente las que más necesita Cocachacra.

Los proyectos que podrían mejorar la calidad de vida de los vecinos de Cocachacra, como la electrificación urbana y rural, el mejoramiento  de vías urbanas y del sistema de abastecimiento de agua potable y desagüe o la instalación de los servicios de protección en el río Tambo, sector El Carrizal, figuran con un 0% de avance en la plataforma virtual del MEF.

También han sido dejadas de lado obras como la planta de tratamiento de aguas servidas, sistema de represamiento de agua, centros de formación tecnológica o el alumbrado público en asentamientos humanos. Cornejo ha priorizado proyectos como la construcción de complejos recreacionales o el mejoramiento de la casa del adulto mayor.

Es decir, en Cocachacra se han desarrollado pequeñas obras, que no representan una mejora significativa en la calidad de vida de los vecinos.  Antes de pensar en una nueva obra, Cornejo debería preguntarse ¿es esto lo que realmente necesita Cocachacra?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook