El memorial de los 100 días

A 92 días de la toma de posesión de sus respectivos gobiernos provinciales y distritales, un grupo de autoridades ha firmado un “Memorial” dirigido al presidente de la República y a varios de sus ministros.

Este no es para mostrarles sus logros y avances durante sus primeros 100 días o algo semejante, sino para pedirles, a cambio del avance con el proyecto minero Tía María, la solución del “tema hídrico”.

El memorial trata el proyecto Tía María como si este fuese causante, en sí mismo, de diversos problemas sociales, de la falta de solución del problema hídrico de la zona, etc. Es decir, no se asume una postura técnica sino política que, por momentos, parece adquirir un tono de advertencia al Gobierno, al traer a la memoria hechos violentos ocurridos en años anteriores y afirmar que se responsabiliza “directamente a las autoridades indicadas de los hechos lamentables que se puedan desencadenar, con el otorgamiento anunciado de la Licencia de Construcción”.

Aducen, asimismo, que “la propuesta técnica y social” del proyecto Tía María es muy cuestionada hasta el momento y que “no ha tenido avance significativo de aceptación en la provincia de Islay”. Lo cual no es cierto, porque sí hay avances reales en la aceptación del proyecto y su propuesta técnico – social.

Terminan por pedir al Gobierno “evitar cualquier declaración, manifestación o acción que desestabilice el escenario social de tranquilidad y paz”, cuando estas mismas autoridades firmantes no hacen nada por evitar que personajes que se hacen llamar “dirigentes sociales” azucen a la población a la violencia en manifestaciones públicas que, en más de una ocasión, han sido apoyadas con recursos municipales. Sin embargo, las autoridades locales evidencian tener consciencia de que la violencia como discurso y alternativa ya no es aceptada en el valle.

Analizado el contenido y el contexto de este memorial podemos ver que este no se dirige realmente al presidente y sus ministros sino a los ciudadanos de la provincia de Islay, para tender lo que parece ser una cortina de humo que los distraiga de la ausencia de obras significativas en sus respectivas jurisdicciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook