DIÁLOGO POR UN LADO, CONFLICTO POR EL OTRO

Son las dos caras de los principales personajes que lideran las protestas contra el proyecto minero Tía María y que, han demostrado distintas posturas para la solución del caso, por supuesto, una mucho más prudente que la otra.

Mientras que el dirigente antiminero, Miguel Meza, busca solucionar el conflicto invocando al pueblo al diálogo con las autoridades del gobierno central y la conformación de una “Agenda de Desarrollo”, el alcalde provincial de Islay, Edgar Rivera, no cesa en sus amenazas con posibles pérdidas de vidas humanas en caso no se anule la licencia ya otorgada.

Ante esto, es conveniente reconocer el ‘tino’ con el que Meza Igme ha llevado la protesta durante estos días, realizando una protesta pacífica, en el que no hayan afectados y reconociendo los caminos correctos para llegar a consensos en beneficio de la población arequipeña.

Por otro lado, es lamentable que la autoridad isleña represente de forma tan negativa a su pueblo, exponiéndolos como ‘violentos’ a nivel nacional y negándoles la oportunidad de tener un acercamiento directo con autoridades políticas a fin de que conozcan las necesidades que aquejan y su sentir respecto del proyecto.

Se podría decir que Edgar Rivera, se ha contagiado de las deplorables actitudes del Gobernador Regional Cáceres Llica, por las constantes amenazas con futuras muertes de protestantes que lanza contra el Gobierno de turno. “Queremos que el presidente anule la licencia. Pueden haber pérdidas de vidas humanas y él será el único responsable”, señala Rivera.

Mientras tanto, las protestas en Islay continúan y los electos alcaldes no han hecho más que confrontar la situación, avivando más el problema Y haciendo caso omiso al llamado de diálogo del Gobierno Central. Sin duda, la mejor vía para obtener la paz en Arequipa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook