Desmentidos

El pasado 7 de octubre un grupo de manifestantes del valle de Tambo llegaron a Lima y realizaron una protesta frente al Consejo Nacional de Minería. Dada la compleja situación política que vive el país, la manifestación no tuvo mayor resonancia, pero fue una buena ocasión para que los dirigentes antimineros demuestren lo poco que saben del proyecto minero Tía María.

Argumentaron que el proyecto generará polvo, lo que es falso, ya que los vientos soplan de sur a norte, y se aplicarán voladuras controladas, lo que garantiza que ni el polvo, ni el ruido llegará a la ciudad. Señalaron que el tajo está en el valle, lo cual es falso y se ha demostrado en repetidas ocasiones, con mapas en mano.

Luego indicaron que el proceso de lixiviación, que es el que utilizará Tía María para recuperar el cobre, generaría lluvias ácidas, argumento que fue desmentido por la propia minera, que ha demostrado técnicamente que la solución de evapora a 300 grados centígrados. Además, está comprobado que el proceso de lixiviación es ambientalmente amigable y permite reutilizar el agua.

Los antimineros, encabezados por dirigentes y voceros autodenominados, no tienen pruebas válidas que evidencian que, efectivamente, la mina perjudicará al valle de Tambo. La tecnología que se aplicará en Tía María ya ha sido aplicada en otros proyectos mineros, cercanos a campos agrícolas y no se han detectado las catástrofes que vaticinan quienes se oponen al desarrollo.

Lejos de informar al pueblo, los antimineros siembran miedo e incertidumbre, y de paso van tratando de ganar simpatizantes para apuntarse unos votos en su próxima candidatura al Congreso, la prueba mas clara de que esta protesta solo tenía un motivo político, y no ese fin protector que tanto anunciaron quienes ahora anuncian su postulación al Congreso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook