Crisis sobre crisis

La negativa de voto de confianza del Congreso de la República al Gabinete Ministerial, encabezado por Pedro Cateriano, ha provocado rechazo e indignación en la población que necesita autoridades que lideren la lucha contra el COVID-19 y la reactivación económica. Es decir, necesitamos soluciones a la crisis sanitaria, económica y social, sin embargo el Congreso nos regala una crisis política y genera un ambiente de ingobernabilidad.

La Cámara de Comercio e Industria de Arequipa (CCIA) se pronunció al respecto, mediante un comunicado en el que lamenta el comportamiento de los parlamentarios, quienes al no dar el voto de confianza al expremier Cateriano, confrontándose con el Ejecutivo y perjudicando a todo el pueblo peruano, especialmente a los micro, pequeños y medianos empresarios.

Es momento de que las autoridades, sobre todo los congresistas, prioricen las necesidades del pueblo antes que sus intereses particulares, porque después de todo su principal función es representar a los ciudadanos, no poner trabas al Gobierno. Es momento de unir esfuerzos para afrontar la pandemia y reactivar la economía, enfatiza la CCIA en su comunicado.

También hay enfrentamientos al interior del Congreso, pues la negación al voto de confianza no fue una decisión unánime. El parlamentario Edgar Alarcón indica que si se votó en contra, es porque en su exposición, Cateriano le dio más importancia a la reactivación económica a base de la minería, dejando a la salud en segundo plano.

Sin embargo, el congresista José Antonio Núñez dijo que ello no es más que una excusa, pues en el sector salud ya se han dado importantes cambios, como el nombramiento de Pilar Mazzetti como nueva ministra y un incremento en el presupuesto del sector. Por ello, la razón por la que tres partidos emitieran su decisión al final, tras un cálculo de votos, responde a intereses particulares.

Es que acaso no entienden los parlamentarios que ocupan una curul para servir al pueblo, o no se dan cuenta que lo último que necesitamos los peruanos son enfrentamientos y más crisis. Negarle la confianza al Gabinete Ministerial fue un acto irresponsable, la estocada final a un pueblo que quiere salir adelante y que se da cuenta que está solo en la lucha, porque los congresistas piensan en su bolsillo, nunca en el Perú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook