Crecimiento conjunto

La actual crisis económica generada por el COVID-19 ha permitido que las personas se den cuenta que la actividad empresarial es necesaria para reactivar la economía y que se debe apostar por el aumento de la inversión pública y privada, para que las cosas empiecen a funcionar en el menor plazo posible. No basta con arrancar, también se debe acelerar.

En opinión del asesor de empresas, Nano Guerra García, la provincia de Islay debe evaluar todas las alternativas posibles para reactivar la economía. Pensar en una sola actividad económica, en este caso es egoísta, pues no se deben dejar de lado a los trabajadores de construcción civil o los cientos de jóvenes que buscan oportunidades laborales.

Una alternativa que permitirá a la provincia enfrentar la crisis de manera exitosa y rápidamente, es el proyecto minero Tía María, que solo en su primera etapa generará miles de empleos de manera directa e indirecta, sin contar con el canon, las regalías y el programa de desarrollo social que, desde ya, está apoyando a los pobladores de los diferentes distritos del Valle de Tambo a mejorar su calidad de vida con diferentes proyectos.

Guerra García señaló que Tía María permitirá que se reanuden actividades como el comercio, el transporte y el turismo, que a causa del COVID-19 ha perdido miles de soles y ha dejado sin empleo a cientos de personas. Recordemos, además, que meses antes del estado de emergencia, Islay había puesto en marcha una serie de acciones para desarrollar su potencial turístico.

Volviendo a la minería como motor de desarrollo, el especialista indicó que “sería una inyección importante de inversión para reactivar otros sectores productivos en nuestra provincia. La actividad agrícola no ha generado más empleos de los que ya da”. Reiterando que no se le pueden cerrar las puertas a otras actividades productivas que puede explotar el valle de Tambo, en pro de dinamizar la economía local. “Decir Agro sí, mina no”, es como decir “Agro Sí, lo demás no”, y ahora se debe sumar no restar.

Es momento de mirar al futuro y pensar que la agricultura no es la única virtud que tiene Islay, contó el asesor de empresas y especialista en temas de emprendimiento. El potencial minero de la provincia debe verse como una gran oportunidad y abrirle la puerta es darle la bienvenida a nuestro progreso. Apostemos por el crecimiento de todos los pobladores del Valle de Tambo y nunca más en el beneficio de unos cuantos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook