Algunas precisiones sobre Tía María

Todo quehacer humano de una u otra manera afecta el medio ambiente, más aún si hacemos referencia a una actividad extractiva como es la minería. Sin embargo, las revisiones del último Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto Tía María concluyen que este no traería las terribles consecuencias que reclaman quienes han salido a las calles a protestar.

Tía María no produce humos, ya que el cobre no se obtiene por fundición. Tampoco produciría relaves, ya que no se trabaja por concentración, por ello no contamina ríos, ni mares. En ese sentido, tampoco usa agua de lagos, ya que el proceso a través de una planta desalinizadora, la cual se encargará de retirar el agua del mar y quitarle la sal. Todo esto al margen de los 100 millones al año que recibirá la provincia arequipeña de Islay por canon minero y otros aportes que se podrían pactar con Southern.

Y ya que hablamos de Southern, recordemos que es una empresa que tiene más de 60 años operando, y con el paso del tiempo ha adaptado sus proyectos y operaciones a las normativas y nuevas tecnologías del sector minero.

Así como se han cambiado las normas, y la empresa se ha ajustado a los nuevos límites de la ley, la transnacional, como todas las compañías que quieren operar y afectarían en mayor o menor medida el ecosistema, presenta alternativas ante cada observación válida, y va modificando sus Estudios de Impacto Ambiental, hasta que el gobierno los aprueba.

De otro lado, la provincia de Islay tiene más de 52 mil habitantes, los que protestan son un pequeño porcentaje de la población de Islay y los radicales son un número menor. Este pequeño grupo de pobladores no necesita promesas, ni sospechas, ni probabilidades, lo que nos urge es información. Más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook