A favor de Tía María, a favor del desarrollo

El Consejo Nacional de Minería se pronunció a favor del proyecto minero Tía María, concluyendo que no hay un sustento técnico para anular su licencia de funcionamiento y que el desarrollo de este proyecto favorecerá a los pobladores no solo del Valle de Tambo, sino de toda la región Arequipa, ya que las regalías, el canon y los aportes voluntarios podrán ser invertidos en las obras que reclama el pueblo, siempre que las autoridades escuchen, entiendan y prioricen dichas exigencias.

Las opiniones se han dividido, como era de esperarse. Mientras algunos rechazan el fallo, acusan a todos los involucrados de vendidos, cobardes, mentirosos y hasta asesinos, amenazan con medidas extremas y buscan la forma (legal o ilegal, es lo de menos) de que se revierta la decisión del Consejo de Minería, otros saludan la medida, porque entienden que abrirle la puerta a la inversión privada es asfaltar el camino que debemos recorrer para alcanzar el desarrollo.

Los dirigentes huelguistas, de manera irresponsable, continúan mintiendo, generando expectativas falsas y miedo entre los pobladores, advirtiendo que podrá suceder aquí lo que actualmente pasa en Chile. Mauricio Chang, exconsejero por Islay, señaló que no es comparable lo que sucede aquí, con lo que vive el país del sur, ya que son otro tipo de problemas.

Chang indicó, también, que el Gobierno Central, mediante el Ministerio de Energía y Minas y el Ministerio del Ambiente, debe garantizar a la población que el proyecto está aprobado porque no atenta al medio ambiente, y los mismos pobladores deben involucrarse en el monitoreo participativo, fiscalizando a la empresa, para que tanto esta como las autoridades se comprometan con el desarrollo de la provincia de Islay.

Por su parte, Mirko Avendaño, exgerente Regional de Agricultura de Arequipa, contó que Tía María generará recursos para mejorar el agro, y los servicios de educación, salud, infraestructura, mejorando, finalmente, las condiciones de vida de los agricultores. Así lo entendieron los pobladores de La Joya, quienes celebraron el fallo a favor del proyecto minero.

Debemos dejar de ver a la minería como un monstruo, como el enemigo, como el cuco, y empezar a entenderla. Para entablar un diálogo con la empresa, necesitamos liberarnos de prejuicios y dejar de lado la confrontación. Tía María tiene una vida útil de aproximadamente 20 años, tiempo de sobra para mejorar los procesos de producción agrícola y diversificar nuestros cultivos. Evitemos la violencia y empecemos a trabajar por nuestro progreso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook